En Cuba, pudiéramos decir que se habla un español muy particular; digamos que se practica el idioma cubano. La propia idiosincrasia de los criollos, producto de la transculturación dada por la mezcla de culturas, ha sido la causante de tan singular forma de decir. Es por eso muy importante para quien piense tener algún tipo de vínculo con los cubanos, que primero aprenda el significado de muchas palabras.

Una tradición cubana es comenzar el día tomando en el desayuno un Café con Leche. Claro, que aunque literalmente debiera ser una gran cantidad de café a la que se le agrega algo de leche; en Cuba es lo contrario, es esencialmente una taza de leche con una pequeña porción de café. Aunque de todas formas se le llama Café con Leche.

Pero esta expresión, la de Café con Leche, también es usada, aunque en menor medida, como adjetiva. Se le aplica a alguien o algo que es de baja monta, despreciable. Por lo que se puede decir: “ese es un camarero de café con leche”, o “ese es un hotelito de café con leche”. Ya en obras del teatro bufo cubano del siglo diecinueve, uno de los protagonistas declaraba peyorativamente: “Es menester que claro y sin bromas me diga si su pasión hacia mí es agua tibia o café con leche de bodegón”.

Otro vocablo cubano con connotación despectiva es “Cachimbo”. Destinado a algo mísero, escaso, poca cosa. Por ejemplo: “A los ricos las buenas cosas, y a los pobres los cachimbos”.

A la vez, “Fotingo” es el nombre dado aquí a los vehículos muy añejos. Y en un hablar más vulgar, algunas mujeres utilizan esta palabra para referirse al ano o la vulva.

Por otra parte, al decir muy común del cubano “nos estamos comiendo un cable”, significa que están en malísima circunstancias financieras. Cuando esta situación se enfatiza demasiado, se le agrega “con forro y to´”. O sea, que durante las últimas décadas, los cubanos “nos hemos comido un cable con forro y to´”.

Un “Cañangazo” quiere decir, en cubano, trago de ron u otra bebida alcohólica fuerte, tomada de una sola vez. “Ven amigo, date un cañangazo”.

La “Cumbancha” es otro vocablo muy cubanoAquí es sinónimo de fiesta popular, por lo que ir a ese tipo de festividad se dice: “Vamos a cumbanchear”; y al que acostumbra a hacerlo muy a menudo se le llama “Cumbanchero”.

Entre los guapetones de barrio se oye en sus peores momentos el término “Cumplío”, o hasta “Cumplía”, porque entre las mujeres cubanas de la clase más baja también hay sus guapetonas. “Estar cumplío (a)” es un desafío muy fuerte a la disputa, quiere decir que el motivo de la riña es tan grave que no les importa ya para nada su vida, y que están dispuesto a pelear hasta las últimas consecuencias.

Y “Chao” es un italianismo que se ha convertido casi que en un cubanismo, debido a su tan repetido uso; es uno de los vocablos más repetidos actualmente. Solo que en Italia se utiliza en el saludo al encontrar a algún conocido, y en Cuba es solo para la despedida.


  • Valoración: 
    0

    Sin votos (todavía)



Comparte tu opinión