Bichón habanero, también conocido en inglés por “Havanese”, es el nombre de la única raza entre los perros que ha sido reconocida como original cubana por la Federación Cinológica Internacional.

Este animalito da la imagen de un peluche de juguete, además; cordial, jubiloso y muy afectivo. Estas y otras cualidades, junto a su descollante inteligencia, y la fidelidad propia de la especie, hacen de él una popular y ejemplar mascota.

El bichón habanero no es el fiero perro de pelea o de caza, ni el mejor guardián; su misión es otra y tan necesaria como aquellas, acompañar a su amo, quererlo mucho y entretenerlo con su júbilo perenne. Es por ellos que sus criadores solo se esfuerzan en mantener su salud y su estética de abundante cabellera; tanta que muchas veces cubre hasta sus ojos.

Se le puede reconocer, también; por sus peludas orejas caídas; su pelo sencillo y dócil; la cola curva y, por supuesto, peluda. Alcanzan  una altura de entre 20 a 26 centímetros, hasta los hombros; y pueden pesar desde 3 hasta 5 kilogramos.

Sus peculiaridades lo han llevado a ser utilizado en terapias para personas con dificultades físicas y/o mentales.

Aunque el origen de la raza que conocemos hoy es La Habana, Cuba; su ascendencia alcanza más de dos mil años, desde la Grecia clásica.


  • Valoración: 
    5

    Average: 5 (1 vote)



Comparte tu opinión