Ulli Kade y Teófilo Stevenson en 1986 | Foto © Bundesarchiv

Los 5 mejores boxeadores cubanos de la historia

El béisbol, más que el deporte preferido entre los cubanos es una suerte de pasatiempo nacional para los nacidos en esta isla. Sin embargo, otras disciplinas encuentran simpatías y pasiones que se desbordan lo mismo ante un campeonato internacional que en una competencia de barrio.

Tal es el caso del boxeo, especialidad que ha generado la mayor cuota de medallas de oro en la historia cubana de los Juegos Olímpicos.

Muchos de los boxeadores nacidos aquí integrarían sin dificultad cualquier ranking de los 100 mejores púgiles de todos los tiempos. Tan grandes han sido los boxeadores cubanos que además de gozar hoy de una indiscutible fama mundial, hacen difícil la tarea de seleccionar entre ellos a los mejores.

No ad for you

No obstante, aquí te presentamos una lista con quienes a nuestro juicio han sido los mejores de la historia.

1- Teófilo Stevenson

Teófilo es reconocido como el mejor boxeador cubano de la historia y el amateur más famoso de todos los tiempos. Siempre se le comparó al legendario Muhammad Alí, y faltó muy poco para que se suscitara un enfrentamiento entre estos dos púgiles.

RIA Novosti

Con solo 19 años, Stevenson ya era miembro de la selección nacional de la Isla, y con 20 años obtendría el primero de sus tres títulos olímpicos en Múnich.

Luego de su sonado triunfo en los Panamericanos de México 1975, Teófilo propinó cuatro KO a sus rivales en la cita olímpica de la ciudad canadiense de Montreal, en 1976, acabando con todos sus rivales.

Stevenson ganó un total de 170 peleas, cayendo solamente en diez enfrentamientos y teniendo en el ruso Igor Visotski al único rival que logró derrotarlo dos veces.

2- Kid Chocolate

Chocolate es considerado por los analistas el mejor boxeador cubano de la primera mitad del siglo XX.

Luego marchó a los Estados Unidos, donde logró una gran fama por su extensa cadena de triunfos, siendo su enfrentamiento con Al Singer, en el Polo Grounds, el 29 de agosto de 1928, uno de los más recordados.

Wikimedia

Su paso victorioso alcanzó las 45 victorias, hasta que en 1930 fuera derrotado por Jack Kid Berg. Sin embargo el antillano logró reponerse a tal punto que llegó a discutir contra Benny Bass el título mundial dentro de la categoría junior light-weight. En el duelo, que tuvo lugar el 15 de julio de 1931, en el Barker Bowl de Filadelfia, Kid molió a golpes a su rival, conquistando para Cuba el primer título mundial de boxeo profesional.

Luego llegaría un segundo título en la división feather-weight, y preservó dos veces la corona, ante Fidel La Barba y posteriormente contra el británico Seamond Watson.

3- Kid Gavilán

En segundo lugar se encuentra el “Kid Gavilán”, otro de los grandes del boxeo cubano y quien nunca fue noqueado. Si bien este pugilista no se destacó por un físico portentoso como peso welter, con sus brazos cortos y una estatura de solo cino pies y dos pulgadas; todas esas deficiencias las compensaba con un modo de combate donde combinaba la rapidez, con golpes contundentes y repetidas entradas y salidas.

 

 

El Madison Square Garden de Nueva York se abarrotó el 18 de mayo de 1951, cuando en 15 asaltos Gavilán venció por decisión a Johnny Bratton y coronó campeón mundial de la categoría welter. Gavilán mantuvo durante siete ocasiones su corona.

A lo largo de su carrera Kid Gavilán desarrolló 143 peleas como boxeador profesional, ganando la impresionante cifra de 107, con 27 KO y seis tablas.

4- Félix Savón

Este es el pugilista con más títulos en la historia del boxeo amateur, teniendo en su cuenta seis títulos mundiales, tres olímpicos, tres panamericanos y otros tres centroamericanos.

Si bien no se destacó por ser muy técnico era un maestro en la combinación de jabs con los derechazos y los ganchos que destruían a cualquier oponente.

Deutsches Bundesarchiv

Savón no era de propinar golpes tan exagerados como los de Teófilo; quizás por desempeñarse en una etapa donde se extremó la protección la anatomía de los atletas.

Savón fue el rey de la división de los 91 kilos, apuntalando su reinado olímpico en los panamericanos de Barcelona 1992, siguiendo con su exitoso desempeño en Atlanta y empatando el récord de Stevenson en los Juegos Olimpicos de Sydney, Australia.

5- Mario Kindelán

Este excelente boxeador fue campeón mundial juvenil, de las divisiones mayores y titular olímpico, ganando todos los títulos otorgados por la Asociación Internacional de Boxeo (AIBA), en sus diferentes categorías.

Cibercuba

Mario Kindelán tuvo entre sus resultados tres Campeonatos Mundiales y dos títulos olímpicos, en Sídney 2000, donde derrotó al ucraniano Andriy Kotelnik y, luego, en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, donde se lució frente al británico Amir Khan.

Por estos meritos se convirtió en el tercer cubano en recibir la Copa Val Baker otorgada por la AIBA, un reconocimiento merecido antes por Teófilo Stevenson y Roberto Balado .

Comentarios

Siguiente artículo:

Privacidad y uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad del sitio y entregar contenido y publicidad adaptados a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.