Zafra cubana en su apogeo productivo

Este artículo es de hace 12 años
La deprimida producción azucarera cubana, a pesar de todos los traspiés y obstáculos, sigue siendo una de las más importantes actividades económicas del país que carga con una tradición secular y una cultura marcada en la piel de millones de cubanos. Por eso, el despliegue de todo el potencial productivo de la isla debe ser el inicio, al fin, del necesario despegue de esa industria, alentada ahora por precios internacionales que son atractivos y facilitan la rentabilidad. Lejos de los 19 centavos por libra alcanzados en 2006, el actual precio de diez centavos resulta aún aceptable, si se tiene en cuenta que los costos de producción deben estar sobre los tres centavos. Hay voluntad política para recuperar la producción del dulce y por eso trabajan diez centrales más que en la cosecha anterior y hay un 12 por ciento más de caña disponible, aunque se parte de un fondo deprimido. El rendimiento agrícola experimenta un gradual ascenso y, según algunos expertos, puede ser el más alto de los últimos 15 años, lo que se tratará de aprovechar con el corte mecanizado, aplicado en la mayoría de las áreas cañeras. Las lluvias, aunque cuantiosas en el oriente del país, tendrán un beneficioso efecto a mediano y largo plazos, sobre todo si se logra estabilizar el uso de las vías dañadas por las aguas y que dificultan el traslado de la materia prima hasta las fábricas azucareras. Para muchos especialistas, la molida en los 20 centrales que trabajan desde Guantánamo a Las Tunas será decisiva en el resultado de la zafra, pues esa zona fue la más duramente golpeada por las aguas de la tormenta tropical Noel durante el pasado mes de noviembre, especialmente cruel con la infraestructura vial. En la anterior contienda, el oriente del país fue también castigado por las lluvias y fueron los centrales de Cienfuegos, Matanzas y Villa Clara, los que tuvieron que sacar la cara, pero no se cumplió el plan de un millón y medio de toneladas de azúcar. Además de alta productora de derivados, la industria azucarera es cogeneradora de energía, otro aspecto de alta prioridad para el país, empeñado en disminuir la factura petrolera y en explotar fuentes alternativas. La zafra parece que marcha por buen camino y tal vez estemos asistiendo al relanzamiento de esa industria, que en su momento llegó a tener unas 150 fábricas trabajando en todo el país. Ojalá así sea, pero para eso resultará imprescindible la mezcla de los altos rendimientos con la eficiencia económica, sobre todo ahora que la contienda está en su apogeo. Fuente: Por Raúl Menchaca, CubAhora 

Este artículo es de hace 12 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.