Los cubanos piden que el cambio llegue a la mesa y al bolsillo

Este artículo es de hace 12 años
"Hace falta que las medidas, más que tocar a la puerta, entren a la casa y lleguen a la mesa; pero rápido", dice Pablo, un universitario cubano de 22 años, al hacer desde la calle su balance de 100 días de gobierno de Raúl Castro. Estudiante de cuarto año de economía, Pablo hace su propio diagnóstico, delinea la estrategia y osa aconsejar al presidente: "Hay que desatar las fuerzas productivas, relanzar la pequeña y mediana empresas, y darle mayor espacio a la inversión extranjera". "En una palabra acelerar los cambios, porque han creado un ambiente de optimismo, pero la situación está prácticamente igual", estima el joven, quien, no obstante, añade: "Nada es fácil en un país donde los problemas se acumularon durante años". En 100 días de gestión, que siguieron al gobierno provisional iniciado en julio de 2006 cuando enfermó su hermano Fidel Castro, Raúl, que este martes cumple 77 años, eliminó algunas prohibiciones irritantes, como las que impedían a los cubanos hospedarse en los hoteles, contratar móviles o adquirir electrodomésticos restringidos. Disponiendo de sus ahorros o de pequeñas fortunas escondidas bajo el colchón, muchos cubanos salieron a las tiendas para comprar su ordenador o DVD; formaron largas filas para contratar su móvil, y algunos incluso viajaron al balneario de Varadero para hospedarse un fin de semana en un hotel antes vedado para ellos. Otros, con menos recursos y conscientes de que no podrían disfrutar de esos servicios, que son pagados en divisas, salieron a la calle a husmear y comprobar si era cierto lo que comentaba 'Radio Bemba' -la voz popular-, pues solo una de las medidas, la de los móviles, fue publicada en la prensa cubana. Todos dieron el visto bueno a los cambios de Raúl, pero señalan que no es suficiente. "Lo de los hoteles y todo eso está muy bien, pero aquí los problemas que hay que acabar de resolver son la comida y los salarios", expresó Roxana Pérez, una jubilada de 65 años. Raúl Castro también emprendió reformas en la agricultura para aumentar la producción de alimentos, y decretó un alza general de pensiones y asistencia social hasta un 20%. Pero el problema no se resuelve allí. La pensión de Roxana se elevó de 164 a 200 pesos cubanos (8 dólares), con el decreto oficial. "Igual resulta insuficiente para enfrentar el costo de la vida", apunta la mujer. "Si Raúl no apresura los cambios, la gente se le duerme (decepciona) y arreglar esto entonces nos llevará cien años", comentó Jorge, un sesentón que hace de taxista en La Habana, mientras su destartalado 'Lada' y la salud se lo permiten. Aunque gozan de una economía subsidiada -con salud y educación gratis y una canasta básica y alquileres a bajísimo costo-, los cubanos tienen un salario medio de 408 pesos (17 dólares), y muchos alimentos y artículos básicos deben comprarlos en divisas que obtienen por remesas del exterior, trabajos en empresas extranjeras o estímulos de entidades estatales. Además de la solución a los problemas de alimentación, transporte y vivienda, la población reclama un mayor espacio para los negocios privados, en un país donde la iniciativa privada es casi nula. Piden también la eliminación de la doble moneda -pesos cubanos devaluados y moneda dura-; y de las restricciones sobre los viajes al exterior, y libre comercio de autos y viviendas. "Lo que importante hoy es que la era de los cambios echó a andar en Cuba", afirma Pablo. "¿hasta dónde llegará?", se preguntan muchos como él, que por lo pronto esperan sea para mejorar el día a día. Fuente: AFP

Este artículo es de hace 12 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.