Realizan homenaje al poeta cubano del son

Esta noticia es de hace 12 años
En los días finales de este mes de junio nuestra música estará de fiesta al celebrarse del 26 al 29, en diferentes escenarios de la capital cubana, el XIII Encuentro Nacional de Septetos, dedicado a homenajear el aniversario 120 del natalicio de Ignacio Piñeiro ,con la participación de más de 20 agrupaciones de este tipo de formato de las 14 provincias del país y del Municipio Especial Isla de la Juventud. Amplia es la programación del evento, en la que figuran, además, el Simposio Ignacio Piñeiro In Memóriam (26 y 27 de junio, en La Casa de Cultura de Plaza) y el Encuentro de Treseros (el 28, en La Casa Estudiantil Universitaria). Como gustaba decir el desaparecido musicólogo Odilio Urfé, la obra y aportación más importantes hechas por Ignacio Piñeiro, el llamado Poeta del Son (La Habana, 21 de mayo de 1888–12 de marzo de 1969) a nuestro acervo musical fue el Septeto Nacional, al cual le dedicó los destellos de su gran talento y que ha mantenido su legado bajo la dirección del cantante Eugenio Rodríguez (Raspa). Ignacio también le aportó al complejo sonero una riqueza armónica y tímbrica. Fácilmente se pueden distinguir dos grandes etapas en su evolución histórica. Él creó la Clave Náñiga y fue pionero en transformar la guajira. La primera que hizo en tiempo de son y en dos por cuatro fue Alma guajira, en 1927, con gran impacto y continuada por Eliseo Grenet, Fernando Collazo y otros compositores. Ahí están también las célebres agrupaciones que fueron orientadas por su singular talento: La Clave u Orfeón Popular El Timbre de Oro, el Coro de Rumba y Guaguancó Los Roncos y la Comparsa folclórica El Barracón. Ignacio, hijo de Marcelino Rodríguez Sánchez, natural de Grado, Asturias, y la negra cubana Petrona Martínez, nació en el rumbero barrio de Jesús María. Lo de Piñeiro le viene de su época de carretonero, cuando con su hermano Prudencio transportaba las mercancías que llegaban en barco al puerto de La Habana, hasta la bodega de Piñeiro. Nombre que él adoptó para su labor artística, y que ya el pueblo le había asignado: Ahí vienen los de Piñeiro. Aunque nacido en Jesús María se crió, sin embargo, en Pueblo Nuevo, donde abundaban los Cabildos y allí empezó a bailar rumba. Desde pequeño comenzó a frecuentar los Cabildos, a la salida de la escuela primaria. En música fue autodidacto. Respondiendo a una pregunta sobre su mejor recuerdo dijo: "Lo guardo de cuando en los barrios trabajaba por amor al arte". La alborada del Primero de Enero de 1959 trajo un vuelco a su vida. "La Revolución no solo ha significado lo mejor para mí, sino también para mi familia. El que todos ellos tengan su presente y futuro asegurados, es mi mayor satisfacción", comentó en una ocasión. Ignacio Piñeiro, al que los temas de la Patria, la mujer cubana y su belleza, así como de la campiña criolla, dominaron obsesivamente su vasta producción sonera, nos dejó otros muchos aportes. El más reciente: su Asturias Patria Querida, estuvo inspirado en la memoria de su padre, nacido en aquella tierra, y que se convirtió en un éxito tras su estreno en el Cinema España de Santander, el 3 de octubre de 1929 y con los años derivó en el Himno de ese Principado de España, como fue reconocido en el III Congreso Mundial de Asturianía. Fuente: Cubarte.cu

Esta noticia es de hace 12 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.