La Cubana convierte la calle en un escenario de variedades

Este artículo es de hace 12 años
Un centenar de paseantes se encontraron ayer en la plaza de España con un peculiar teatrillo de variedades, con el que La Cubana presentó la reposición de su espectáculo Cómeme el coco, negro, que podrá verse en el Teatro Principal del 13 de agosto al 7 de septiembre. Con este homenaje a la revista, a cargo del Teatro Cubano, la compañía catalana quiere celebrar su 25° aniversario, un show similar al que ya representaron en 1990. A la una de la tarde, una peculiar furgoneta aparcaba frente la Diputación Provincial, una parada entre La Almunia y Jaca. Una docena de artistas, ataviados con plumas, trajes multicolores y lentejuelas, se acercaron al escenario para invitar a que "cuando la gente se canse de tanta agua, tanta agua, se acerque al teatro". La rivalidad entre vedettes quedó patente cuando una (Piluca Sotomayor, zaragozana de nacimiento) se mostraba "emocionada por volver a casa" mientras otra (Mimi Lumiere) presumía de cuerpo gracias "al agua" y a un novio de Cariñena, Valero, de 19 años "que le había ido a visitar a La Almunia" y con el que avanzó que "si todo sigue como está en agosto cuando vuelva se oirán campanas de boda". Y es que "mi pasión son los maridos --lleva 17-- y los perros", explicó Lumiere, mientras Sotomayor añadía: "Y el vino". A continuación y, durante un cuarto de hora ofrecieron un avance de lo que será su espectáculo. Interpretaron Quiero volver a Río, a cargo de la exótica Silvana Mangueira, dos acompañantes femeninos y cuatro masculinos, con un minúsculo tanga, que respondían con mirada picantona a los gritos de las espectadoras. Después salió Piluca para cantar Cómeme el coco, negro (algún paseante todavía la recordaba) acompañada por el negro (hace 25 años era pintado), que había venido a "enseñar el charlestón" pero que esconde "grandes encantos". La actuación terminó con todos los actores en el escenario cantando "vengan todos a gozar con el teatro cubano". Tras los aplausos, la compañía abandonó el lugar a la carrera con destino a Jaca, si no hubiera sido porque se olvidaron a la supervedette Mimi Lumiere, que salió corriendo entre los coches que circulaban por Paseo de la Independencia. La Cubana y su peculiar teatro llevan 25 años subidos a los escenarios y para celebrarlo vuelven con Cómeme el coco, negro, un espectáculo que "sintetiza la forma de hacer y el talante de la compañía", aseguró el director, Jordi Milán, quien recordó que "la primera ciudad que nos contrató de forma profesional fue Zaragoza" y que luego han vuelto con todos los espectáculos, también con este, en 1990. El show, que básicamente no ha cambiado en nada, cuenta las "interioridades de un teatro ambulante". Es, por lo tanto, "un homenaje a nosotros mismos, ya que explica los aconteceres de una compañía, pero también de cualquiera de nosotros porque vivimos más con nuestros compañeros de trabajo que con nuestra propia familia". Los protagonistas son una "compañía de revista en desuso", en la que hay "muchas sorpresas y la participación del público". Para Milán, "La Cubana hace el teatro que hacemos todos en la vida diaria, con los ritos familiares, ya que todos interpretamos en el día a día". Las entradas para las funciones están ya a la venta en las taquillas del Teatro y en la CAI. La función puede variar entre 1 hora y 35 minutos y más de dos horas. Eso sí, Milán pidió a los espectadores que "sean puntuales" para así no perderse ninguna sorpresa. Y como cantaron los actores, bailarines y vedettes de La Cubana, "vengan todos a gozar con el teatro cubano. Riete, aplaude y luego critica pero ven a vernos". Fuente: El Periódico de Aragón

Este artículo es de hace 12 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba


Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985