Despide Secretario de Gobernación de México a dos funcionarios de inmigración

Este artículo es de hace 12 años
El secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño, aseguró que se aplicará todo el peso de la ley a aquellos que lucren con migrantes en el país y anunció un paquete de cinco medidas para depurar al Instituto Nacional de Migración, que incluyen la aplicación de pruebas de confianza a sus funcionarios y la separación definitiva del delegado regional en Quintana Roo y del subdelegado en Chetumal. Mouriño dijo que la evasión de 33 cubanos constituye “un foco de alerta” sobre la necesidad de tomar decisiones administrativas, revisar procedimientos internos y ofrecer una gestión migratoria moderna y eficaz. Por ello instruyó a la subsecretaria de Población, Migración y Asuntos Religiosos, Ana Teresa Aranda, a que a partir de este momento todos los empleados de base, honorarios y confianza del INM sean sometidos a pruebas de control de confianza por la PFP. “Cada funcionario de Migración deberá pasar estrictos controles y permanecerán en sus puestos sólo aquellos a los que podamos confiar plenamente la delicada tarea de servir con rectitud y honestidad en las responsabilidades migratorias”, señaló . Dijo que “desafortunadamente, ante el fenómeno migratorio, hay quienes se aprovechan de la necesidad humana para lucrar”, y anunció las cinco medidas para la depuración del INM. La segunda de ellas señala la separación definitiva del cargo para el delegado regional en Quintana Roo y del subdelegado en Chetumal, Vicente Pompilio Montesinos Pérez y Carlos Granados, respectivamente. La tercera medida contempla que todos los traslados de los detenidos serán, a partir de ahora, custodiados por la Policía Federal; la cuarta señala que se modificarán los mecanismos de transporte de migrantes asegurados, “con el propósito de que a todos los conductores se les someta a exámenes de control de confianza y a las unidades de transporte se les dote con equipos GPS, para identificar su ubicación en todo momento”. La última medida es la construcción de una nueva estación migratoria, especializada en atender los flujos migratorios provenientes del Caribe. Mouriño advirtió: “contra los delincuentes que lucran con la realidad migratoria, el gobierno federal aplicará todo el peso de la ley”. Consideró que los funcionarios migratorios “tienen que ser la cara amable, honesta, amigable con la que queremos que se recuerde y se identifique a México en el resto del mundo”. Recordó que en México confluyen flujos migratorios de origen, tránsito, destino y retorno, y que por ello el gobierno tiene claro que cada grupo de migrantes tiene necesidades muy particulares. Aún más, sostuvo, debemos asumir el compromiso de ser un país solidario con nuestros hermanos centroamericanos y con ciudadanos de otras nacionalidades que están en tránsito hacia otros destinos. Destacó que en el país la migración debe ser “una alternativa de vida más, pero no una decisión forzada”, y destacó la reciente modificación a diversos artículos de la Ley General de Población que despenaliza la migración indocumentada. “La persona que emigra nunca debe ser vista y nunca debe ser tratada como un delincuente, ya que su motivación es buscar mejores oportunidades de vida”, afirmó.

Este artículo es de hace 12 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.