Chucho Valdés, el embajador cubano de Cáceres 2016

Este artículo es de hace 12 años
Chucho Valdés demostró ayer en Cáceres por qué es tan fácil entenderse con un cubano cuando se habla de música y vida. El veterano pianista, con 66 años e hijo del prestigioso Bebo Valdés, dejó anoche pequeño el auditorio del Parque del Príncipe --solo caben 500 personas-- en un concierto en el que estuvo arropado por su hermana Amaira y otros músicos. Pero su paso por la capital cacereña también sirvió para que Cáceres 2016, organizadora junto a la asociación Amigos del Bolero Maestro García Morcillo, lograra el respaldo de Valdés a su candidatura europea. "Pueden contar conmigo sin límites", dijo horas antes del concierto en presencia de María José Casado, coordinadora cultural de la candidatura, y de Juana Ollero, presidenta de la asociación. Cercano y amable, Valdés, con tres Grammys en su trayectoria, tuvo tiempo para reflexionar sobre el futuro de la música en la era de internet y su posición contraria a la piratería. "El panorama es muy distinto a otros tiempos en los que la información era muy limitada y lenta", explicó, poniendo como ejemplo la rapidez con la que circula imágenes y canciones en You Tube. El pianista cubano sigue viviendo en La Habana, en la calle 14. Ayer prefirió no hablar de política cuando fue preguntado por la situación en su país. "Qué dificil es para un músico cubano que no le hablen de política. A los que vienen de otros lugares nadie les pregunta por esto", afirmó con seriedad. "No rehúyo hablar de política, pero venimos a hacer música. No me gusta hablar de esas cosas", dijo zanjando la cuestión. También negó que haya tenido tentaciones de marcharse del país. "¿Por qué? Si estoy tranquilo, tengo a mi familia, a mis hijos y a mi mamá. Para nada", respondió a este diario durante la rueda de prensa que ofreció en el hotel Barceló V Centenario, donde se alojó. Vestido con un polo de color fresa y una gorra blanca que tapaba su calva, Valdés si confesó después que no descarta instalarse en el futuro en alguna ciudad española por las raíces con Cuba. "Estoy pensando en comprar un departamento para pasar un tiempo entre España y La Habana", apuntó utilizando el término cubano que define una casa. La presidenta de la asociación Amigos del Bolero le sugirió que fuera en Cáceres y que le buscaría un palacete.   Raíces españolas Amante de la música de Serrat, Sabina, Víctor Manuel y Ana Belén, el músico cubano hizo hincapié en "el calor humano" que ha heredado su país de los españoles. "En esta parte de Europa nos sentimos como en casa por el idioma y las raíces", afirmó dirigiéndose a los músicos que le acompañaron anoche, descendientes de españoles. Chucho Valdés, que también produce discos de otros artistas, ofreció en el concierto de anoche en el auditorio del Parque del Príncipe un recorrido por la música cubana más actual. Dio la alternativa a su hermana Amaira, tocó el piano y ofreció una lista de boleros de siempre a un público que disfrutó del lujo de escuchar a uno de los mejores pianistas cubanos del momento. "Mi padre Bebo me enseñó que la música es o buena o mala", dijo antes de marcharse camino del Líbano y Francia, donde en agosto concluirá su gira. Ayer avanzó que ya prepara dos próximos discos con la brasileña Tania María y Dyango. En Extremadura le esperan pronto para ofrecerle un proyecto musical. Cáceres 2016 ya tiene a su embajador cubano en el mundo

Este artículo es de hace 12 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985