Esta es la gente que quiere seguir dominando a Miami

Este artículo es de hace 12 años
Con 21 años de edad, John McCain era alumno de la Academia naval de Pensacola, en la Florida, el día primero de enero de 1959, cuando triunfa la Revolución Cubana. Aunque en estos años tenía fama de playboy, manejaba un Ford Corvette y andaba con una bailarina de cabaret, se supone que se enteró del hecho histórico-político que acababa de ocurrir. Por una razón bien sencilla: fue por un aeropuerto de una ciudad también situada al norte de ese mismo Estado, Jacksonville, que llegaron a Estados Unidos algunos de los más repugnantes personajes del régimen pronorteamericano del dictador Fulgencio Batista. Enumerar sus nombres es suficiente para despertar entre los cubanos de la generación de McCain un sentimiento de horror. Ese día desembarcan en esa localidad nada menos que el mayor general Pilar García, asesino de los asaltantes al cuartel Goicuría, Jefe de la Policía Nacional, el más abyecto torturador de La Habana, y su hijo de siniestra fama, el teniente coronel Irenaldo García, junto al mayor general Luis Robaina, inspector general del ejército batistiano. Por ese mismo lugar, en el mismo vuelo, desembarcaron también el Jefe de Estado Mayor de Batista, Francisco "El Viejo Pancho" Tabernilla, y sus tres hijos, Carlos, jefe de la aviación que ordenó los bombardeos de Cienfuegos y Santa Clara; Francisco, jefe del cuerpo de tanques, y Marcelo, jefe de los bombarderos del campo militar habanero de Columbia. CINCUENTA Y CUATRO PASAJEROS CON CINCUENTA PISTOLAS Según un reporte del New York Times, cuatrocientos individuos identificados con el régimen de Batista salieron huyendo de La Habana ese primer día de enero para aparecerse en Estados Unidos y República Dominicana. En esa misma parte sureste del país donde se encontraba McCain, precisamente en la Nueva Orleans, se produjo una de las llegadas más características de la naturaleza gansteril del régimen que acababa de ser derrocado en la Isla: los servicios de aduanas ocuparon cincuenta pistolas y dos granadas a las cincuenta y cuatro personas que salieron de una aeronave. Nadie fue arrestado. Otros 47 batistianos, entre ellos Francisco Batista, el hermano del dictador, aterrizaron en West Palm Beach, cerca de Miami. Dos pilotos de la dictadura se aparecieron en Daytona Beach con un bombardero. Mientras, centenares de partidarios de la Revolución protestaban en el aeropuerto de Miami contra la llegada de los batistianos. UN VUELO DE CUBANA SECUESTRADO HACIA NUEVA YORK Al norte, en el Aeropuerto Internacional de Nueva York, en el barrio de Queens, 91 personas desembarcaron de una aeronave de Cubana de Aviación cuyo piloto, Raúl Cabeza, declaró haber sido obligado, a punta de una pistola, de volar desde La Habana. Entre esos pasajeros se encontraba Mario Cabas, ministro de Transportes de Batista; Victor Rams, un oficial de inteligencia, y Hermenegildo Hernández, un mayor del ejército. Cabeza contó al Times cómo un personaje se le acercó en el aeropuerto de La Habana y lo amenazó con una pistola. El avión salió a las 9:19 AM y llego a Nueva York a las 2:02. A pesar de las declaraciones del piloto, ninguno de los ocupantes de la aeronave pirateada fue arrestado. Dos pistolas fueron encontradas a bordo. Sin embargo, la policía mando a 70 agentes para rodear los 250 manifestantes favorables a la Revolución que se manifestaban contra los batistianos. En Linden, Nueva Jersey, decenas de simpatizantes de la Revolución esperaron en vano, para repudiarlo, la anunciada llegada de un esbirro que no apareció. La policía arrestó a uno de ellos. Con sus 72 años, John McCain tiene que haberse enterado de esta llegada anárquica a su país de esos residuos pertenecientes a una dictadura que durante tantos años hizo reinar el terror en Cuba por cuenta del Departamento de Estado. Tiene que saber también que ninguno de los asesinos, torturadores y ladrones reclamados luego por la Revolución fue luego extraditado. Muchos vivieron desde entonces en la Florida, donde se beneficiaron no solo de una total impunidad sino que varios fueron reclutados por la CIA para su guerra sucia contra Cuba. Varios de ellos se encargaron de imponer en Miami el dominio de una mafia de pura cepa batistiana que ha controlado hasta hoy la vida política del Sur de la Florida. Y que le ofrece ahora todo su apoyo para seguir haciéndolo, a su lado. Esto sí tiene que saberlo John McCain. Fuente: Granma Internacional

Este artículo es de hace 12 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985