Estados Unidos ofrece ayuda a Cuba por Gustav pero se opone a relajar el bloqueo

Este artículo es de hace 12 años
Estados Unidos confirmó su disposición a coordinar una ayuda a los damnificados por el paso del huracán "Gustav" en Cuba, pero descartó la petición del exilio cubano y los disidentes para flexibilizar temporalmente las restricciones del bloqueo a la isla. Washington está dispuesto a enviar ayuda humanitaria, pero con la condición de que sea a través de entidades no gubernamentales con licencia vigente del Departamento del Tesoro, según publica hoy un diario local. El gobierno del presidente George W. Bush precisó en su notificación a La Habana que está dispuesto al envío de especialistas en desastres naturales para medir los daños y evaluar el alcance de las necesidades. "Estados Unidos informó al gobierno de Cuba que está preparado para proveer asistencia humanitaria inmediata a los cubanos afectados por el huracán Gustav", dijo Sara Mangiaracina, portavoz del Departamento de Estado, al periódico "El Nuevo Herald". "También ofrecimos enviar un equipo de evaluación para ayudar a determinar el nivel de necesidades humanitarias", añadió. Pero la propuesta estadounidense descarta las solicitudes del exilio cubano, la oposición interna, así como otras figuras políticas en Estados Unidos que pidieron flexibilizar las restricciones, principalmente a las remesas de dinero (trescientos dólares cada tres meses) y los viajes de los exiliados cubanos, limitados a uno cada tres años. Las medidas fueron impuestas unilateralmente por el presidente George W. Bush en 2004 y aún están vigentes. A la petición a la Casa Blanca también se había sumado el candidato a la presidencia de Estados Unidos por el Partido Demócrata, el senador Barack Obama. "Éste es un momento en que el pueblo cubano necesita y merece la compasión y la asistencia estadounidense", expresó el senador de Illinois en un comunicado. "No nos equivoquemos, el bloqueo debe mantenerse en pie y me opongo enérgicamente a la prestación de ayuda al régimen". Mientras, el exilio cubano comenzó las recaudaciones para contribuir a minimizar las penurias de los residentes en la isla por la devastadora acción de la naturaleza. La Arquidiócesis de Miami y Caridades Católicas instaron a la ciudadanía a realizar depósitos por vía electrónica o a enviar cheques por correos para colaborar con las personas que lo perdieron todo debido a la furia del fenómeno meteorológico. "Trabajamos con aliados de la Arquidiócesis en la isla y nos aseguramos que esa ayuda llegue a manos de quienes realmente lo necesiten", aseguró Lizeth Tamarena, portavoz de Caridades Católicas en Miami. Silvia Wilhem, directora ejecutiva de la Comisión Cubanoamericana para los Derechos de la Familia, puntualizó que "no es hora de perder el tiempo. Lo más efectivo es establecer contacto con agencias que cuentan con experiencia en Cuba". Entre los grupos que solicitaron la moratoria están la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA), la Red Feminista Cubana en Miami y el Movimiento Democracia (MD), a las que se sumaron senadores y representantes de los partidos Demócrata y Republicano. La FNCA pidió a la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC) un permiso especial de un año por un valor de 250.000 dólares para despachar bienes y artículos de primera necesidad a los desamparados en la zona occidental de la isla. En el esfuerzo para enviar ayuda a la isla se unieron los representantes republicanos Lincoln Díaz-Balart, su hermano Mario e Ileana Ros-Lehtinen, así como los demócratas Bob Menéndez, Mel Martínez y Bill Nelson. Pero otras voces del exilio cubano mostraron el desacuerdo con la propuesta de relajar las restricciones del loqueo a Cuba. España coordinó el envío de un avión con 15 toneladas en diferentes renglones para atender a 5.000 personas en el Municipio Especial Isla de la Juventud y la occidental provincia de Pinar del Río. "Gustav" azotó el sábado con categoría 4 y vientos de más de 210 kilómetros por hora el municipio especial de la Isla de la Juventud y la occidental provincial de Pinar del Río, causando en la isla los peores daños en las infraestructuras y cultivos en los últimos 50 años. De acuerdo con estimaciones gubernamentales, en la isla existen más de 110.000 viviendas afectadas parcial o totalmente, así como millonarias pérdidas agrícolas en viandas, frutales y hortalizas. Fuente: DiarioCoLatino.com

Este artículo es de hace 12 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985