Entrega Cuba tierras ociosas en usufructo. Para volver a hacer parir a la tierra

Este artículo es de hace 12 años
No se equivocó Gilberto Zayas cuando afirmó que "lo que hace falta es producir, lo haga quien lo haga". Y es que esa expresión del delegado del Ministerio de la Agricultura (MINAGRI) en el municipio habanero de Arroyo Naranjo sólo hace recoger la esencia del nuevo reparto de tierras que se realiza en Cuba desde este miércoles. Según datos oficiales, en el primer día de la entrega de áreas estatales ociosas, más de cinco mil 500 personas presentaron solicitudes en todo el país, pero especialmente relevante resultó el asunto en la oriental provincia Granma, donde se hicieron más de 700 peticiones. La decisión de las autoridades cubanas estipula la entrega gratuita en usufructo de hasta una caballería, o sea 13,42 hectáreas, a productores individuales que no tienen parcelas, y hasta tres caballerías, equivalentes a 40,26 hectáreas, a personas o instituciones que ya tengan tierras. Decreto-Ley No.259 sobre la entrega de tierras ociosas en usufructo De acuerdo con lo establecido, las tierras, que siguen siendo propiedad estatal, se entregarán durante diez años a las personas naturales y 25 a las instituciones, aunque en ambos casos el contrato puede ser renovado cuantas veces se desee por los mismos períodos. Para pocos pasa inadvertido el hecho de que el reparto de tierras sin cultivar es una decisión estratégica que llega en un momento en que la isla acaba de ser prácticamente devastada por los huracanes Gustav e Ike, lo que comprometió seriamente la producción agrícola del país. Como es conocido, plantaciones enteras fueron dañadas por el destructor paso de ambos ciclones que dejaron en el suelo a miles de hectáreas de plátano, yuca o café, entre otros renglones agrícolas. Información oficial de datos preliminares sobre los daños ocasionados por los huracanes Gustav e Ike En adición, Cuba tiene que enfrentar una millonaria factura de importación de alimentos, que puede elevarse por la tendencia alcista de los precios de esos productos en el mercado internacional. En la actualidad, según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas, sólo se aprovecha el 45 por ciento de los seis millones de hectáreas de tierras cultivables que tiene la Isla, una situación que debe cambiar radicalmente con la aplicación de la nueva medida gubernamental. Esa distribución de áreas para el cultivo y la ganadería también constituye un aprovechamiento mayor de la fuerza de trabajo, pues las tierras se entregan con el compromiso de hacerlas producir. Ahora, los mayores usufructuarios serán aquellos que puedan producir más. El proceso forma parte de la tendencia nacional a darle mayor relevancia al campesinado, que en los últimos tiempos se ha beneficiado con aumentos sustanciales a los precios de sus productos, como en el caso de la leche, y el acceso a medios de trabajo, con la apertura de tiendas especializadas en todas las provincias. Queda por ver, si los nuevos usufructuarios tendrán acceso a créditos para asumir los riesgos productivos o recibirán tratos impositivos diferenciados de acuerdo con el tipo de tierras que reciban. Por lo pronto, las representaciones locales del Ministerio de la Agricultura tienen 30 días para responder a las solicitudes, aunque puede ser antes en los casos en que no haya mayores problemas. En la declaración jurada, cada solicitante debe exponer los medios con que cuenta para su eventual trabajo agrícola y de esa forma el Estado puede ofrecer semillas, fertilizantes y hasta combustible. Zayas, como otros cientos de funcionarios del MINAGRI, anda ahora muy atareado en este nuevo proceso, pero está contento porque sabe que está contribuyendo a que otros vuelvan a hacer parir a la tierra. Fuente: CubAhora

Este artículo es de hace 12 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba


Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985