Maratón del Caribe

Este artículo es de hace 12 años
Unos 12 mil cubanos, de disímiles edades y condiciones físicas, participaron el pasado viernes en la Carrera por el 10 de Octubre: prólogo de Marabana y Maracuba, máximas demostraciones de la creciente capacidad de convocatoria y masividad del movimiento deportivo cubano. Diez de Octubre, municipio más populoso de la capital, fue testigo de la enorme avalancha de corredores que se desplazó a lo largo de 4 219 metros de sus arterias, en breve y activa pausa en la recuperación ciclónica. Esfuerzo, tenacidad y resistencia, fueron regalos de cubanos, émulos del griego Filípides. Ofrendas de discapacitados, embarazadas, niños, jóvenes y otros muchos con juventud acumulada, dedicadas al aniversario 140 de la Guerra de Independencia nacional, y al Día Mundial de la Alimentación. Desde su mismísimo origen, ya sea histórico o mítico, ningún evento atlético ha sido más asociado a luchas heroicas y victorias del pueblo que las maratones. No es fruto de la casualidad que aglutine a miles de competidores en pos de recompensas: para unos, llegar primero, mientras para otros, simplemente cumplir el trecho dignamente. Demostraciones como las ofrecidas esta semana en Diez de Octubre –donde más allá del afán competitivo primó el entusiasmo participativo y la hermandad–, ratifican la tremenda vitalidad de un pueblo decidido a levantarse sobre estrecheces postciclónicas y presiones externas; certezas de que disposición, presencia de ánimo y unidad, conducen a victorias legendarias como la de Marathon. Fuente: Tribuna de la Habana

Este artículo es de hace 12 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.