Vicente Manzaneque se va a Cuba a desarrollar una labor sacerdotal y social

Este artículo es de hace 11 años
El sacerdote criptanense, que fuera párroco de Santa María La Mayor de Alcázar de San Juan y nombrado Hijo adoptivo de esta ciudad, Vicente Manzaneque continuará su labor sacerdotal en Cuba, tras su jubilación en España. En declaraciones a Lanza, Don Vicente señaló que ha tomado esta decisión después de haber estado en el país caribeño en la consagración del obispo de Cienfuegos, el alcazareño, Domingo Oropesa, y después de una visita posterior en la que el mencionado obispo, le planteó suplir en una parroquia durante el verano a un sacerdote joven que se había ido a estudiar a Roma. Por este motivo, durante el verano ha estado atendiendo una parroquia grande en la demarcación de Cienfuegos que con una extensión similar a la provincia de Ciudad Real, sólo cuenta con unos 14 sacerdotes. A pesar de que Don Vicente tiene 80 años, “creo que puedo hacer algo más que pasear por la Castelar”, por lo que se va el día 8 de noviembre con un billete cerrado puesto que no tiene intención de volver hasta el verano “si la salud me lo permite”, pero “el Señor me está dando una salud sorprendente y yo creo que me quiere decir que vaya”. Durante su estancia en Cuba, Don Vicente ha comprobado que la situación allí “está mal en todos los sentidos”. Económicamente, la población cuenta con ingresos “bajísimos” porque el salario medio de un cabeza de familia es de entre 8 ó 9 euros. La gente vive con cartilla de racionamiento para conseguir los artículos de primera necesidad. Socialmente, “la gente está tranquilita y es pacífica”. Respecto a la Iglesia existe una gran carencia de sacerdotes, la mayoría de los que hay son extranjeros y los seglares han tenido que asumir muchas tareas que en España desarrollan los curas. Su función en Cienfuegos responderá a la encomienda del obispo de una parroquia grande, además de visitar enfermos, gente pobre y pondrá en marcha “cosas que no existen”, todo ello con la ayuda de seglares. Después tiene previsto montar una especie de centro vocacional y atender espiritualmente a los que se están preparando para diáconos permanentes. Los cubanos asisten a misa con frecuencia, después de salvar la persecución que han sufrido durante cuarenta años por este motivo por la interpelación del Papa con el comandante, Fidel Castro, que “ha conseguido que ahora haya una situación de respeto mutuo”. Don Vicente se enfrenta a este nuevo reto sin miedo, “porque no le he tenido nunca y ahora tampoco”. En este sentido, agregó que ha tenido muchos peligros de muchas maneras y ahora, como en otras ocasiones, “tengo una confianza tan grande en Dios que sé que Él me ayudará”, concluyó. Fuente: Lanza Digital

Este artículo es de hace 11 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba


Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985