Cuatro de Corales de Honor

Este artículo es de hace 12 años
Los cinéfilos cubanos recuerdan como íconos del cine latinoamericano películas como la brasileña Vidas secas, la mexicana Frida, naturaleza viva, la chilena El chacal de Nahueltoro y la boliviana Ukamau, filmes que marcaron un hito en el desarrollo estético y también identitario del nuevo cine en la región. A la maestría de sus realizadores y a la obra realizada durante varias décadas se rinde tributo en la trigésima edición del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, como reconocimiento a la obra de toda una vida, al entregarse cuatro Corales de Honor a notables cineastas como Nelson Pereira Dos Santos, de Brasil; Paul Leduc, de México; Miguel Littin, de Chile y Jorge Sanjinés, de Bolivia, por sus aportes a un movimiento que tuvo sus raíces en el encuentro de Viña del Mar y en el Comité de Cineastas que surgió de aquella voluntad común, de crear un cine auténtico, en defensa de nuestros pueblos y nuestras culturas. No puede hablarse de nuevo cine en América Latina y el Caribe si no evocamos la fuerza raigal del Cinema novo brasileño, en el que ha tenido un decisivo protagonismo Pereira Dos Santos, autor de filmes como Río 40 grados, legítima expresión de una historia y de una nacionalidad. Como tampoco se puede olvidar el esfuerzo, desde el plano teórico a la práctica cinematográfica, realizado por el grupo Ukamau, en Bolivia y dentro de él, la obra y el magisterio de Jorge Sanjinés, realizador de filmes tan notables como Yawar Mallku (Sangre de Cóndor) y La nación clandestina, entre otras. Hollywood tuvo su Frida, pero nunca pudo superar la imagen atrapada por Paul Leduc, cuando esa gran actriz, la mexicana Ofelia Medina, incorporó a Frida Kahlo, ni tampoco los cinéfilos podemos olvidar su ópera prima Reed, México insurgente, ese experimental barroco sin diálogos, en el que versionó la novela Concierto barroco, de Alejo Carpentier. Como y desde Chile, en el latido profundo de su pueblo, está la obra de Miguel Littín, quien durante el mandato del presidente Salvador Allende y de la Unidad Popular, encabezó la cinematografía del país austral y al que seguimos también durante el exilio, cuando filmó películas como Alsino y el cóndor, laureada con el Oscar o su versión de otra novela carpenteriana, El recurso del método. Fuente: CubaSi

Este artículo es de hace 12 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985