Anette Delgado. Descubrir esencias al danzar

Este artículo es de hace 11 años
Una muchacha descubre ante el público revelaciones insospechadas de personajes, cuyos secretos forman parte de su psicología, porque ella se ha apropiado de sus historias, conflictos, esperanzas y sinsabores, hasta plasmar en pasos y movimientos las coreografías que imbrican realidad y ensoñación traducidas a los códigos de la danza clásica. Anette Delgado, primera bailarina del Ballet Nacional de Cuba, recrea el onirismo emergido de leyendas y cuentos de hadas, en que wilis y sílfides flotan en lo ultraterreno, pero también se transmuta en jóvenes pletóricas de vida como la joven campesina del primer acto de Giselle o la Kitri de Don Quijote. Siempre impecable en técnica e interpretación, por su infinito amor hacia la danza, ha merecido  múltiples reconocimientos del público y la crítica en las presentaciones y giras internacionales de la prestigiosa compañía, dirigida por la prima ballerina assoluta Alicia Alonso. DE LO ETÉREO A LO REAL “En mis once años de carrera he interpretado todos los clásicos, solo me faltaba La bella durmiente del bosque, que acabo de estrenar en el 2l Festival Internacional de Ballet de La Habana y la considero una experiencia maravillosa, pues representa un reto para cualquier bailarina, sobre todo el primer acto. “Constituye una coreografía muy técnica, muy fuerte, en particular para la mujer. Y, además, hay que guardar y respetar ese estilo de ballet y la tradición legada desde Alicia, las cuatro joyas y todas las primeras bailarinas que la han interpretado. “Disfruto todos los ballets porque me siento transfigurada en los personajes, justo antes de salir a escena. Pero existe uno que interpreto con especial satisfacción, pues en el primer acto la historia de la protagonista tiene que ver con parte de mi vida, esa muchacha sensible e ingenua, que es Giselle. Sus dos facetas me colman, tanto la joven enamorada y llena de alegría como el espectro. Image “En el Festival, aparte de La Bella... interpreté a Romeo y Julieta o Shakespeare y sus máscaras, junto a Joel Carreño, con quien protagonicé Una rosa, una rosa, de Ramón Oller, y los dos estamos muy contentos, porque es totalmente diferente a cuanto hemos interpretado. También, los pas de deux de Don Quijote y Esmeralda. “Considero este evento como una especie de Olimpiada no competitiva, un encuentro de diferentes culturas, escuelas y artes, donde también se baila lo contemporáneo, lo español y el clásico como tal. Es la fiesta de la danza como las anteriores, aunque con características muy especiales por estar dedicada al aniversario 60 del Ballet Nacional de Cuba y al 65 del debut de Alicia en Giselle. Por eso, estamos de fiesta doblemente. “Después del festival, Joelito y yo viajaremos a España, donde actuaremos en una gala, en la cual interpretaremos Esmeralda y Majísimo. Luego, un proyecto en México y para finalizar el año, la gira del Ballet por Canadá, con Cascanueces, y en Egipto, Giselle y Don Quijote. “Me encantan los retos, me gustan más los títulos que no vienen con mi físico y demostrar que puedo hacerlos, que aquellos que se corresponden con mi físico y deben salir bien. “Todo lo que anhelaba bailar lo he hecho. Me quedan algunos pas de deux, como el Classique, y quisiera volver a bailar Carmen, obra que me fascina; solamente la he protagonizado una vez en Cuba y quisiera retomarla. “Cuando interpreto un personaje en obras de cualquier género aparece la cubanía, porque la llevamos dentro. Uno de los ballets en que aparece con mayor énfasis es en Don Quijote, y esto lo han comentado cuando salimos de gira críticos y espectadores de todas partes del mundo. A pesar de ser un ballet español de otra época, emerge lo cubano, en esa coquetería de Kitri y en la gracia característica de nuestro pueblo.” Visite su página: http://www.anettedelgado.com Fuente: Tribuna de la Habana

Este artículo es de hace 11 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba


Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985