Realizador cubano Arturo Sotto califica de escuela Festival de Cine habanero

Este artículo es de hace 11 años
El cineasta cubano Arturo Sotto afirmó en La Habana que el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano, con sede en dicha capital, fue y es una escuela, un festín para el descubrimiento no sólo de los filmes sino también de los seres humanos de otras partes del mundo. En los años fundacionales, cuando éramos adolescentes y luego jóvenes con deseos de hacer cine, conocíamos más de los europeos, ya fueran del este o el oeste, que a los hombres y mujeres de América Latina, agregó. El festival, dijo a Prensa Latina, nos dio la posibilidad de familiarizarnos con las películas de los argentinos Eliseo Subiela y María Luisa Bemberg, el brasileño Nelson Pereira dos Santos y otros del buen hacer cinematográfico, que ahora se agolpan. Desde entonces, recordó, comenzamos a ver sus creaciones. Director de largometrajes como Pon tu pensamiento en mí (1995) y Amor vertical (1997), a su juicio los nombres pueden quedar atrás, al igual que las filas para entrar a las salas cinematográficas, pero el festival sigue siendo una escuela. Sotto participa en esta 30 edición con su más reciente documental, Nosotros los cubanos o Bretón es un bebé, sobre algunos rituales poco conocidos en la isla como una ceremonia vudú y una aborígen. Su tercera cinta, La noche de los inocentes (2007), fue laureada ese mismo año en Biarritz, Francia, con el premio especial del jurado. El realizador Ernesto Daranas coincide con su colega Sotto en que el festival significó un gran impacto para su generación, que descubrió en él la diversidad e inquietudes de la nueva filmografía que se consolidaba por Latinoamérica. Aunque mi mejor manera de valorarlo es como espectador, dijo, cada mes de diciembre en medio de precariedades y contratiempos, nos devuelve la oportunidad de reencontrarnos con el mejor cine de esta región y del mundo. Para los noveles realizadores, la muestra-certamen habanera es una ventana abierta, una ocasión para disfrutar esa producción cinematográfica, opinó. Daranas debuta en esta 30 edición con su ópera prima Los dioses rotos, sobre el famoso proxeneta Alberto Yarini, baleado en plena calle en los primeros años de la pasada centuria. Procedente de los medios televisivos, con el documental Los últimos gaiteros de La Habana conquistó el Premio Iberoamericano de Periodismo Rey de España. Con un par de materiales de ese mismo género por concluir, piensa que para los nuevos proyectos no hay prisa; lo esencial es intentar hacer lo que realmente le interesa a uno. Fuente: Cubavision

Este artículo es de hace 11 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985