El centro de detención de Guantánamo cumple su séptimo y posiblemente último aniversario

Este artículo es de hace 11 años
ONG convocan protestas a favor del desmantelamiento inmediato y piden a Obama que garantice el cumplimiento de la Convención de Ginebra Con motivo de la conmemoración, hoy domingo, de la encarcelación hace ya siete años del primer grupo de prisioneros en la cárcel de Bahía de Guantánamo, numerosas organizaciones internacionales pro Derechos Humanos han aprovechado esta fecha significativa para transmitir al próximo presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que emprenda "acciones inmediatas" para suspender todas los casos aún en activo, regulados por los tribunales militares contra presuntos sospechosos de terrorismo. Durante el tiempo que la cárcel ha permanecido operativa, ha pesado sobre ella la sombra de la tortura y de la violación flagrante de los Derechos Humanos. Los defensores de las comprometedoras tácticas de interrogatorio y trato general a los prisioneros han argumentado desde el primer momento que los detenidos --concentrados actualmente en el llamado Campamento Delta-- no deben ser considerados como "prisioneros de guerra" sino como "combatientes ilegales" y por lo tanto no merecedores de que se les aplique el protocolo establecido por la Convención de Ginebra para salvaguardar la vida y dignidad de los presos en combate. A día de hoy, permanecen en vigor varias audiencias militares que proseguirán a lo largo de todo el mes de febrero, incluyendo el proceso abierto contra Omar Jadr, quien contaba con sólo 15 años de edad cuando pasó bajo custodia de las fuerzas estadounidenses. Se espera que su juicio empiece el próximo 26 de enero, seis días después de que Obama asuma el cargo como presidente de Estados Unidos. La cárcel ahora sólo alberga a 247 prisioneros. En su momento de mayor actividad, llegó a custodiar a más de 750 "sin cargos criminales", según la organización Human Rights First, que puntualiza que sólo se han completado dos juicios, y que ninguno de los sospechosos de los atentados del 11 de septiembre de 2001 contra las Torres Gemelas del World Trade Center ha sido juzgado. "Durante los últimos siete años, Guantánamo ha dañado la reputación de transparencia y justicia de la que ha hecho gala Estados Unidos. Y las prácticas de detención prolongada, tratamiento abusivo, y procedimientos judiciales injustos han terminado por minar la habilidad estadounidense para llevar a los presuntos terroristas ante la justicia", declaró la directora de la organización, Elisa Massimino. "El fracaso de Guantánamo sirve de claro recordatorio para el presidente electo, Barack Obama, del coste que supone el abandono del sistema establecido de justicia en favor de comisiones militares ad hoc y sin someterse a control alguno", añadió la directora quien recomendó al próximo comandante en jefe "suspender absolutamente todos los casos pendientes bajo régimen de tribunales militares y a restituir la transparencia judicial en todos los procedimientos para que se reconozcan como justos y legítimos por la comunidad internacional". Comisiones de control Por otro lado, organizaciones como Amnistía Internacional (AI) han solicitado al presidente electo que ponga en marcha una comisión independiente para investigar las violaciones de los Derechos Humanos cometidas durante la llamada 'guerra contra el terror' iniciada por la administración Bush en 2002. Esta petición será la culminación de una vigilia mundial que tendrá lugar la noche de hoy y que se prolongará hasta las primeras horas de mañana, antes de poner en marcha la llamada "Campaña de los 100 días", que supervisará los primeros meses de la Presidencia de Obama "No estamos pidiendo lo imposible", declaró la secretaria general de AI, Irene Khan. "Obama ya ha expresado su determinación de deshacer algunos de los errores cometidos por el Gobierno estadounidense en nombre de la seguridad nacional", añadió Khan, que dio "la bienvenida a la decisión de Obama de otorgar prioridad absoluta al cierre del centro de detención". A tal efecto, el secretario de Defensa, Robert Gates, está preparando los planes para el cierre de la prisión, que pasa por solicitar a algunos países el alojamiento de los más de 200 detenidos que permanecen allí. Se trata de una cuestión que incluye a terceros países que podrían alojar a los detenidos con objeto de garantizar la seguridad de los presos, muchos de los cuales tienen miedo de regresar a sus hogares. Países como Alemania o Portugal ya han expresado su interés en la idea de aceptar detenidos --no así Australia, que ha rechazado en dos ocasiones esta petición--, mientras que la UE está discutiendo la adopción de una aproximación común a esta cuestión. Londres anunció la semana pasada su disposición a colaborar con Estados Unidos para el cierre de la prisión de Guantánamo, pero el Gobierno no concretó si aceptaría acoger a presos sin relación con Reino Unido. Portugal, por su parte, remitió el mes pasado una carta a los demás países europeos instándoles a acoger a presos de Guantánamo. Fuentes gubernamentales aseguran que Reino Unido apoya el traslado de presos a pesar de la oposición previa que manifestó el presidente estadounidense, George Bush, según informó el diario 'The Times'. Al parecer ya se ha puesto en marcha el proceso para repartir a los detenidos que se encuentran en la prisión norteamericana, y, según las fuentes, las decisiones "corresponderán a la ministra británica de Interior, Jacqui Smith, quien examinará caso por caso". Manifestaciones mundiales A tal efecto, Amnistía Internacional ha organizado una serie de manifestaciones a lo largo de este mes en varios países del mundo dentro de la "Campaña de 100 días" en países como Australia, Chile, Finlandia, España, Bélgica, Dinamarca, Canadá, Turquía y Eslovenia. En Estados Unidos, estos eventos tendrán lugar en las principales ciudades del país, entre ellas, San Francisco, Miami, St. Louis, Boston, Nueva York y Washington, DC. Algunas de estas actividades, apunta AI, coincidirán con la investidura de Obama, y con objeto de aprovechar la inercia política y social producida por la toma de poder del nuevo presidente de los Estados Unidos. De esta forma, los voluntarios de AI "reunirán firmas durante esta campaña para instar a la nueva administración a adoptar reformas concretas en materia de reforma de los Derechos Humanos, entre ellos el anuncio del procedimiento concreto para el cierre de Guantánamo, la declaración de una orden ejecutiva que prohíba las prácticas de tortura, y la creación de la mencionada comisión independiente creada para investigar abusos cometidos por el Gobierno estadounidense en la 'guerra contra el terror', según concluyó la organización. Fuente: Diario de Navarra  

Este artículo es de hace 11 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba


Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985