Jaques continuos para Leinier Domínguez

Este artículo es de hace 11 años
El regreso de Leinier Domínguez a la ciudad holandesa de Wijk aan Zee promete ser mucho más interesante que el primer viaje del mejor jugador latinoamericano de la actualidad a esa urbe europea en 2004. En aquel momento pocos pudieron prever que el joven de 21 años, que culminó en la segunda posición del grupo B, retornaría cuatro años más tarde, en calidad de invitado, para luchar junto a varias estrellas del universo ajedrecístico por el título del Corus, uno de los torneos más prestigiosos del mundo. La situación ahora es completamente diferente. Leinier posee 2717 puntos de ELO, es campeón mundial de partidas rápidas, ha jugado contra la mayoría de los hombres que lo acompañarán en el Corus y sus resultados ante ellos han sido buenos —en este nivel significa algunos triunfos, pocas derrotas y una gran cantidad de tablas. Las reglas del Corus establecen que los organizadores tienen la potestad de invitar a doce ajedrecistas; mientras el ganador del segundo grupo del año anterior clasifica directamente al primero, junto a tres representantes locales. En 2004 Lázaro Bruzón culminó medio punto por encima de Leinier —quien ostentaba 2605 de ELO— y ganó un puesto en la elite de 2005. El Corus de ese año ha sido uno de los torneos más fuertes jugado por un cubano, pues tuvo categoría XIX y un ELO promedio de 2721. En la versión de 2009, el Corus repite la misma categoría, solo que el promedio es inferior, 2716. Cinco hombres harán su debut en la competición principal: los holandeses Jan Smeets y Daniel Stellwagen, la sensación del ajedrez chino, Wang Yue —ascendió hasta el puesto once del orbe—, el ganador del grupo B de la pasada versión, el eslovaco Sergei Movsesian, y Leinier. Entre los rivales más fuertes del habanero Domínguez aparecen cinco de los mejores diez jugadores del mundo, según el ranking de la Federación Internacional. La lista la encabeza el ucraniano Vassily Ivanchuk, número tres del planeta por su ELO de 2779 puntos; también está el noruego Magnus Carlsen, cuarto con 2776; el ruso Alexander Morozevich, 2771, quinto; Teymour Radjabov, de Azerbaiján, 2761, sexto y Movsesian, con 2751, décimo. A ellos se unen otros excelente jugadores, todos por encima de los 2700 de ELO, como Levon Aronian, de Armenia, 2750; el chino Yue, 2739; el estadounidense Gata Kamsky, 2725; el inglés Michael Adams, 2712; Sergei Karjakin, 2706 y cierran los tres holandeses: Loek van Wely, 2625; Daniel Stellwagen, 2612 y Jan Smeets, 2601. Una vez más el Corus se jugará por el sistema de todos contra todos y el ritmo de juego será de dos horas para los primeros 40 movimientos; luego 20 jugadas en una hora, seguido por 15 minutos con 30 segundos de incremento hasta finalizar la partida. Como es usual, habrá acción de forma simultánea en los grupos B y C. EL CORUS POR DENTRO El Corus Wijk aan Zee es uno de los eventos más prestigiosos del mundo y se ha desarrollado de forma ininterrumpida desde 1938. Ni siquiera la Segunda Guerra Mundial canceló el torneo en los convulsos años de la Holanda ocupada por los nazis. En sus primeras décadas se jugó en la ciudad de Bewerjik hasta su traslado definitivo a Wijk aan Zee, en 1968. A partir de 1999 comenzó a ser denominado Corus. El actual campeón mundial, el indio Viswanathan Anand —uno de los grandes ausentes este año— es el máximo triunfador, con cinco coronas; otros geniales jugadores con buenos resultados en tierras holandesas son el local Max Euwe, tetracampeón, al igual que el ahora suizo Viktor Korchnoi y el húngaro Lajos Portisch. Leinier se convertirá en el tercer cubano que juega en el grupo principal. El primero fue Jesús Nogueiras quien en 1987 finalizó en un magnífico cuarto lugar, solo superado por Korchnoi, el inglés Nigel Short y el sueco Ulf Andersson. Luego, en 2005, Lázaro Bruzón comenzó de forma impetuosa con dos triunfos en las primeras rondas; sin embargo, cedió más tarde ante Anand y culminó en la décima posición y acumulado de 6,5 puntos en 13 partidas. El reto para Leinier Domínguez en el Corus 2009 luce inmenso. El también Gran Maestro y coterráneo Aryam Abreu lo acompañará como entrenador y Leinier necesitará al menos el 50% de los puntos para mantener su coeficiente ELO. Un puesto entre el quinto y el octavo sería aceptable; aunque el habanero demostró en el Mundial de partidas rápidas, celebrado en Almaty, en noviembre de 2008, que, quizás cuando no lo consideran entre los favoritos, puede volverse un jugador mucho más peligroso. Fuente: Cubahora

Este artículo es de hace 11 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985