Trabajo en la obra más grande de mi vida: ayudar a mis compatriotas

Este artículo es de hace 11 años
Alexis Leyva Machado (Kcho), uno de los artistas plásticos más importantes de Cuba, declaró a Prensa Latina que la obra más grande de su vida está en ayudar a sus compatriotas. El hombre que ha declarado tener una relación amorosa con esta isla y cuya obra exhiben importantes galerías del mundo, demostró que la singularidad de su arte estaba, más que en la apropiación metafórica de la realidad, en la concreción de acciones humanas trascendentes y utilitarias. Sin desmeritar su extraordinaria calidad creativa como artista plástico y esa obsesión casi mística por dejar constancia de la migración de cubanos, Kcho se erige hoy como icono de la solidaridad entre sus congéneres y ejemplo de la dimensión universal del artista revolucionario. No dudó un instante cuando el 30 de agosto del pasado año el poderoso huracán Gustav impactó con fuerza devastadora su Isla de la Juventud, terruño natal, y luego a Pinar del Río, en el occidente del país, para abandonar inmediatamente su taller y trabajar en ayuda de los damnificados. Desde ese instante su brocha dejó el lienzo para cubrir de pintura las nuevas paredes levantadas de entre los escombros y sus manos se limpiaron de barro para levantar techos y construir puertas. Poco después fundó la brigada artística Martha Machado que se ha extendido –con el paso posterior de los huracanes Ike y Paloma como continuadores de la obra devastadora- hacia el resto del territorio nacional. Estos tiempos son para mí de auto reafirmación y me han permitido brindar esa ayuda que tanta gente necesita, por eso decidí fundar la brigada, para que nuestros artistas lleven lo mejor de su obra a las comunidades dañadas, expresó. Los artistas –continuó Kcho- movemos ideas y esa es una gran responsabilidad, pero también debemos constituirnos parte de ese sacrificio colectivo por restaurar lo perdido. La misma horizontalidad que encontramos en los paisajes marinos de Kcho, aparecen luminosos en la verticalidad de sus principios y en esa hondura humana que le hizo recientemente merecedor del Premio de la Dignidad, que otorga la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC). Tan rápida como la velocidad del viento fue la respuesta de nuestros artistas para recorrer el corazón de la nación golpeada, y demostraron que todo puede destruirse menos la cultura, porque está en el alma del pueblo, dijo Tubal Páez, presidente de la UPEC al imponerle la condecoración a la brigada. Los artistas cubanos desde entonces participan permanentemente en labores recuperativas, no sólo brindando su talento creativo, sino también junto con los damnificados en labores de limpieza y reconstrucción de la comunidad, dijo Kcho. Los cubanos –concluyó- no necesitan esperar por huracanes para que el arte llegue a sus manos. Por eso creó también la Misión Victoria, la cual, con el concurso de todos los artistas, mantendrá vivas las brigadas, entregando a las comunidades lo mejor de la cultura nacional. Fuente: CubaPeriodistas

Este artículo es de hace 11 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.