Jesús pasó los 100 y espera vivir más

Este artículo es de hace 11 años
Jesús Hernández López está dentro del centenar y medio, que en Cuba rayan el rango de 105 a 109 años de edad. Hace pocos días cumplió exactamente 107 años, y es capaz de mantener una conversación hilada y responsable si su interlocutor le habla un poquito alto. Se siente bien de salud. Pocas veces ha fumado y aunque le gusta tomarse un traguito de vez en vez, lo hace moderadamente. Y si usted le pregunta que es lo qué más le fascinaba hacer en su juventud, se ríe y dice que bailar. “Bailar me encantaba y me encanta, solo que ahora mis energías están limitadas. Realizo algunas labores como ir a la bodega, limpiar el patio en ocasiones, y escurrirme a la esquina de mi casa, por las mañanas, para hablar con mis amigos”, cuenta en medio de la preocupación por su esposa, ahora en estado de postración. Refiere que su alegría mayor son sus hijos. Engendró 11, cinco hembras y seis varones, y cuenta hoy con 37 nietos, 10 bisnietos y nueve tataranietos. “Soy feliz porque todos están vivos y he podido verlos crecer y educarse. No he tenido una mayor alegría que criarlos y abrazarlos en todos los años de mi existencia”, dice emocionado desde su edad. Jesús es de origen campesino. La mayor parte de su vida la pasó en el campo haciendo cualquiera de las labores exigidas por la tierra. Luego de 1959 se mudó para la ciudad de Holguín donde aprendió y ejerció el oficio de Maestro de Pizzería, hasta su jubilación. Nació en 1902 y se siente orgulloso de su padre que fue un soldado mambí y miembro del Ejército Libertador. Tiene 81 años de casado, y aunque alguna vez, como dice “tiré una cana al aire”, supo conservar su matrimonio y proteger a la familia a toda prueba. Lo dice su mirada de soslayo hacia a la esposa, que en el momento de la entrevista estaba muy cerca de él. No padece de ninguna enfermedad. Si ha presentado alguna, es solo una gripe que hasta un joven de 20 años puede padecerla. No le gusta permanecer sentado en un sillón. Siempre está haciendo algo para “mantener la sangre activa”. Este hombre, que conserva su movilidad para asumir tareas cotidianas, es uno de las mil 488 personas que en Cuba tienen más de 100 años de edad, pero para asombro de médicos, enfermeras y personas que lo visitan su salud actual puede darle más tiempo a su vida. Fuente: AlDia.cu

Este artículo es de hace 11 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985