Obama choca con el Congreso por el cierre de Guantánamo

Esta noticia es de hace 11 años
La defunción de Guantánamo genera varias incógnitas aún irresueltas. ¿A qué lugares se va a transferir a los detenidos? ¿Dónde se les va a juzgar? ¿Qué ayuda van a recibir los que son inocentes? Y sobre todo y lo que más preocupa a los legisladores estadounidenses: ¿en qué cárceles de Estados Unidos se les va a encerrar una vez se eche el cerrojo por completo el campo de detención de Cuba? Y entonces vienen más preguntas: ¿se convertirán las prisiones estadounidenses en un objetivo perfecto para Al Qaida? Shayana Kadidal, abogado del Centro de Derechos Constitucionales, explica a LA RAZÓN que «hay que juzgar a los culpables y enviar a los inocentes a casa». Kadidal explica a este periódico que hay distintos grupos de detenidos: los que están acusados por comisiones militares y otros que nunca deberían haber sido llevados allí. A los primeros, se les puede juzgar en cortes criminales. Y los segundos están en la base porque han sido víctimas de las recompensas de 5.000 dólares que el Pentágono ofrecía en Afganistán a los que denunciasen a los sospechosos de terrorismo. Mi vecino, el terrorista Kadidal mantiene que «el sistema penitenciario estadounidense está preparado para custodiar a los culpables». Los legisladores del Congreso piensan de manera diferente. Los republicanos que están en contra del cierre de Guantánamo han destacado que se permitirá a peligrosos terroristas caminar alegremente por los barrios residenciales de Estados Unidos. El Pentágono estudia a qué bases del país se les trasladará. El senador conservador por Missouri, Christopher S. Bond, y la demócrata Dianne Feinstein de California han propuesto abrir la prisión de Alcatraz de San Francisco para estos detenidos. Fuentes consultadas por LA RAZÓN esperan que el departamento de Defensa dé cuenta de los nuevos destinos en los próximos días. Todo parece indicar que la gran mayoría será trasladada a Hawai y Alaska. Kadidal reconoce que «los detenidos (inocentes) más que querer atacar Estados Unidos están hundidos». En Guantánamo se encuentran actualmente cerca de 250 personas acusadas de ser «enemigos en combate», un término creado por la Administración Bush que evita que puedan acogerse a la Convención de Ginebra. De esta forma, los detenidos se encuentran inmersos en un limbo legal, sin apenas derechos. Los primeros prisioneros empezaron a llegar en enero de 2002. Y Obama ha querido hacer de la clausura de este centro de detención un símbolo de transparencia de su recién estrenada Administración. Fuente: La Razón.es

Esta noticia es de hace 11 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985