Flamencos por todo el mundo

Este artículo es de hace 11 años
El Refugio de Fauna del Río Máximo, en la zona Norte de esta provincia, es uno de los sitios Ramsar de la Isla por su carácter de humedal de relevancia internacional. Esa Área Protegida está declarada además, de importancia en la Conservación de las Aves y en el año 2007 mereció el Premio Nacional de Medio Ambiente. Pero, ¿cuáles son sus valores y quiénes hacen posible estos resultados? Entre los valores excepcionales naturales de la Refugio destaca el mayor sitio de nidificación del flamenco, de la sub-especie Phoenicopterus ruber ruber, en la región de El Caribe, que hoy exhibe una población superior a los 100 mil ejemplares, gracias a la paciente y consagrada labor del matrimonio formado por José Morales Leal y Loydi Vázquez Ramos, quienes dirigen al colectivo obrero. “Hace casi 30 años llegamos al área y fundamos el refugio, -recuerda Morales Leal- y ya ha ido creciendo, hoy con reconocimientos internacionales, porque lo más notable es el trabajo de preservación del flamenco.” José Morales, más conocido por el apelativo de Fefo, es el responsable del programa nacional, atiende los estudios sobre la especie en Cuba y además, integra el Grupo de especialistas del flamenco de El Caribe y el mundo. “En el área protegida existen además, otras especies que también atendemos, que son muy importantes, como la población de Manatí, otra de Yaguazas, muy notable, y de Ciguapas que nidifica en nuestra área y que se encuentra amenazada y este es un corredor migratorio natural, por lo que abundan los animales de las más diversas familias.” Desde el punto de vista de la flora el área protegida del Río Máximo tiene valores, “con especies endémicas, muy buen nivel de conservación de los bosques y se reportan gran número de orquídeas, algo notable, pues hasta ahora no se reportaba esa población tan abundante en áreas costeras”. José Morales y Loidy Vazquez, Grupo de especialistas del flamenco de El Caribe y el mundo      Los especialistas de la Refugio de Fauna del Río Máximo, encabezados por José Morales, tienen convenios de trabajo con varias instituciones académicas y científicas del país, entre las que destacan, la Universidad de la Habana, y el Instituto Superior Pedagógico de Camagüey. Pero no sólo el área sobresale por sus valores naturales, hay otra arista de la labor cotidiana, no menos importante: el trabajo comunitario de educación ambiental, que tiene en las manos y el corazón de Loydi Vázquez a su principal impulsora: “Es reconfortante, la comunidad no tenía antes idea de conservación y manejo que deben realizarse con el flamenco y con otras especies; pero hoy, la gente sabe, conoce, apoya nuestra labor. Los niños, especialmente han aprendido a crecer cuidando la flora y la fauna, muchos son actualmente trabajadores del área, y otros, estudian, pero siempre vuelven con la satisfacción de vivir en esta comunidad, muy apartada, a más de 90 kilómetros de la ciudad de Camagüey, pero donde aprendieron a cuidar la vida.” Para Fefo y Loydis existen otras satisfacciones en el plano profesional, pero que comparten como pareja en la vida: en el mundo son reconocidos por el trabajo consagrado en favor de los flamencos: “y nosotros nos sentimos orgullosos cada vez que recibimos un reporte de un flamenco en otra parte del mundo, o cuando se exhiben esos ejemplares en los zoológicos de otros países” Esfuerzos, sacrificios, entrega y dedicación diaria tiene sus recompensas: el refugio de fauna, del Río Máximo, donde Fefo y Loydis cuidan de los flamencos, fue declarada Área de importancia internacional para la conservación de las aves, IBAS, en sus siglas en inglés, y es la primera que en Cuba recibe tal categoría. Un premio a la excelencia y al amor. Fuente: Radio Rebelde

Este artículo es de hace 11 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba


Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985