Presenta trovador Amaury Pérez su segunda novela: Diez meses y veintinueve días.

Este artículo es de hace 11 años
El trovador Amaury Pérez Vidal acaba de sacar de las prensas su segunda novela: Diez meses y veintinueve días, que estará a disposición de los lectores en la próxima Feria Internacional del Libro, que se celebrará en La Habana entre el 12 y el 22 de febrero. En una breve nota introductoria a la edición de Letras Cubanas, Amaury declara que "es mucho más fácil mezclar el aceite con el vinagre que la rima y la prosa" porque, según opina, con los años ha aprendido que "hacer canciones y ejercitar la vocación narrativa, lejos de ser procesos complementarios, son dinamismos excluyentes". Lo cierto es que muchos escritores (los que no vacilamos en considerarlo, sin presuntuosas indulgencias, un novelista verdadero) lo envidiamos de una sana manera: Amaury escribe, como él mismo confiesa, con desafuero, y apuesta ahora por un tema peliagudo, desarrollándolo imaginativa y fabulosamente, sin hacer concesiones formales ni traicionar convicciones en el muchas veces trillado empeño de reflejar nuestra "realidad". La tapa de contracubierta de la novela puede ayudarnos a saber de qué se trata. A veces —reza este texto— para encontrarse es necesario primero perderse, y algo por el estilo le ocurre al protagonista de esta novela, Gastón Larios, figura principal de una agrupación coral, quien, al final de una presentación en Roma, decide sorpresivamente no regresar a Cuba. Según su editor, Rinaldo Acosta, "Diez meses y veintinueve días es una novela que explora con tacto y sabiduría zonas sensibles de la realidad y el acontecer reciente cubanos, y donde la fantasía, el humor y el lirismo se combinan en una bien construida historia que nos habla de la necesidad de aceptar el pasado y reconciliarse con la memoria como condición para el crecimiento personal". El lector encontrará en ella personajes inolvidables y una interrelación entre "alta cultura" y lenguaje popular que apresa esa esencia de la cubanía, interpretada esta última como concepto en constante transformación. A diferencia de El infinito rumor del agua (la primera novela de Pérez Vidal, publicada por Ediciones Unión) Diez meses¼ abandona el contexto insular para colocarnos en una Roma vista desde los ojos de tres cubanos, tan literarios como verosímiles gracias a la habilidad del autor para captar motivaciones y conductas en un argumento que, no por alucinante, deja de ser realista de un modo sui géneris y muy personal. En la ya mencionada nota de presentación escrita por Amaury, se nos hace partícipes de los temores del autor acerca de la no aceptación por parte de los lectores y la crítica de una segunda novela. Opino que este otro intento del creador de Acuérdate de abril es cualitativamente superior. La técnica narrativa —que quizás proviene más de la intuición que de un aprendizaje libresco— se pone aquí al servicio de un lenguaje depurado y menos metafórico; se subordina a las necesidades de caracterización de los personajes y se regodea en descripciones detallistas que nos permitirán viajar, sin movernos de nuestros sillones, por los más pintorescos barrios de la capital italiana y visitar la Capilla Sixtina contemplando sus frescos a través de los desvaríos de Gastón Larios, alguien a quien una vez conocido no podremos olvidar. Mucho más podría decirse de este libro seductor, de sus clamores contra las intolerancias y su defensa del derecho a sustentar las creencias que se quiera y a existir en la alteridad, pero ahora solo intento llamar la atención del lector hacia una obra que merece ser destacada por sus valores literarios y su peculiaridad argumental. (Ya habrá tiempo para críticas más rigurosas). A ello se une la esmerada edición, la atinada y hermosa ilustración de cubierta de Ulises González y la calidad del diseño. Todo ello contribuirá, seguramente, a que este libro no pase inadvertido entre los estantes. Amaury Pérez Vidal ha demostrado, otra vez, que con sus mágicas alquimias es capaz de mezclar armoniosamente el aceite con el vinagre. Y ello, dense por seguros, solo lo consiguen los elegidos o los magos. Fuente: Granma  

Este artículo es de hace 11 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985