La vida de una niña cubana muy especial

Este artículo es de hace 11 años
Cuando se le mira a los ojos se adivinan unos días felices.  Es que a pesar de su corta edad, Máriam Taboada Pérez es una niña dichosa. Rodeada del cariño ilimitado de sus padres y familia, crece vivaracha e inteligente, tanto que quienes la rodean llegan a olvidar a veces que es una niña que requiere de una  enseñanza y cuidados especiales. Ella es otro de los tantos pequeños que en nuestro país viven con Síndrome de Down; pero aún así también estudia, crece, sonríe… Nacida al calor de un hogar de ternura desbordada  y atenciones incomparables, es como una delicada flor, pero resistente a las adversidades que tiene que superar constantemente. Todos  tienen un pedacito importante en el desarrollo presente de Máriam. En primer lugar la familia, luego el claustro de la escuela especial Hermanos Madrigal, del municipio de Puerto Padre, en la que se contribuye de forma significativa para que la pequeña aprenda y comprenda el porqué de muchas cosas a pesar de sus escasos 6 años. Traviesa y encantadora, Máriam ha conquistado el corazón de muchos; ella como otros niños que requieren de métodos especiales para su aprendizaje diario, también aprenderá a escribir “te quiero” y otras tantas palabras con las que poco a poco se enriquecerán sus recuerdos y añoranzas, demostrando, que sin importar las dificultades que salvemos a diario, en nuestra Cuba podremos hablar siempre de voluntades, esfuerzos y esperanzas. Fuente: Periodico26.cu

Este artículo es de hace 11 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba


Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985