Médico de la sencillez

Este artículo es de hace 11 años
El prólogo de la historia del doctor Antonio Raunel Hernández Rodríguez hay que hojearlo en Guadalupe, el pueblito florenciano acurrucado entre lomas, a la vera de la presa. Jamás ha podido desprenderse de aquel lugar, de su gente. Siempre que puede, da una vuelta. De allí salió a los 35 años, obligado por el amor de Raysa, una camagüeyana con quien hoy degusta la vida y el placer de dos hijos. Dice en tono jocoso que si volvieran los años juveniles, al grupito Rechi y sus muchachos le cambiaría el nombre. Por ser el único que amenizaba —más con atrevimiento que con vocación— las noches de Luna, le pondría un nombre menos musical: "Grupo Cartucho", no tocábamos bien, pero tocábamos mucho." En realidad es un maestro de la ortopedia, con tanto prestigio que ha operado en renombrados centros asistenciales de Francia, España, Italia y Suiza, y acumula 30 años de experiencia en la especialidad, desde que en 1979 comenzó como alumno-ayudante, de la mano del doctor Pedro Julio Díaz. Raunel, jefe del servicio de Ortopedia del hospital Antonio Luaces Iraola desde septiembre de 1986, jamás pone punto y aparte cuando de atender a los pacientes se trata. Quizás sea esa una de las razones por las que ha realizado más de 2 000 operaciones de cadera en adultos mayores. Algunas con instrumental diseñado gracias a su ingenio: la guía para la fractura de cadera, y los tornillos canulados que permiten operar esa lesión por el método de mínimo acceso, entre otros. Por esa jugarreta cruel del sistema de salud en el capitalismo, el frío le cala hondo cuando en otros países ha visto cómo un paciente debió pagar 40 000 dólares por una operación de implante de prótesis de cadera. "Y pensar que en todas las provincias cubanas cientos de afectados reciben los beneficios gratuitos de esas prótesis, diseñadas por el Profesor Rodrigo Álvarez Cambras. En Ciego de Ávila, por ejemplo, hemos puesto más de 170 en los últimos cinco años". Sus sueños son antológicos: "Quisiera que un día el territorio tuviera un centro solo para Ortopedia, por las posibilidades geográficas, al estar ubicado en la región central del país. Pienso, también, en que podamos disponer de un galeno de esta especialidad en cada municipio para perfeccionar la atención a la población. "Parte de esos sueños convertidos en realidad es el pesquisaje masivo de la deformidad de las rodillas en la población adulta, que se realiza en la provincia con el esfuerzo de médicos, tecnólogos, estudiantes de las áreas de salud, delegados de circunscripciones y presidentes de los consejos populares. Concluimos el censo en tres municipios, donde existen más de 8 000 casos con ese padecimiento." Raunel, premio en disímiles foros de Ciencia y Técnica, y premios nacionales de la Salud y de la Academia de Ciencias de Cuba; ha realizado intervenciones quirúrgicas difíciles, pero ninguna como la que le practicó a su mamá o, más acá en el tiempo, a Romy, su hija. Cuando está en casa, el tiempo se le va leyendo o en consejos de familia. Dice Raysa que algunas veces ayuda en la cocina. Definitivamente, si para reconocer la labor cotidiana hubiera que buscarle algún calificativo, el de este hombre sería: Raunel, el médico de la sencillez. Fuente: Granma

Este artículo es de hace 11 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba


Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985