CUBA-CHILE: Cuatro fotos de una visita

Este artículo es de hace 11 años
La publicación este martes en Cuba de fotografías del ex mandatario Fidel Castro junto a la presidenta chilena Michelle Bachelet intenta al parecer desplazar del primer plano noticioso la controversia generada por apreciaciones del líder cubano acerca de las relaciones entre Chile y Bolivia. Horas después de su reunión con Bachelet, Castro sostuvo en uno de sus artículos de opinión, titulados Reflexiones, que estaría siempre satisfecho de la "amistosa visita" de Bachelet, pero hizo también referencias a la pérdida de costa marítima de Bolivia tras la Guerra del Pacífico (1879-1884), que enfrentó a Chile contra ese país y Perú. Con eso provocó una ola de críticas a la presidenta desde tiendas de la derecha chilena. Pero de paso, las cuatro imágenes publicadas por el diario estatal Granma, acabaron de tranquilizar a seguidores del ex gobernante, quien tras un silencio de varias semanas que alimentó rumores sobre su estado de salud, reinició sus columnas de opinión el 21 de enero de este año para hablar de su encuentro con la presidenta de Argentina, Cristina Fernández. "Se le ve bien, seguro que también recibe al guatemalteco (presidente Álvaro Colom)", dijo a IPS Josefina Fernández, una empleada bancaria jubilada que asegura estar siempre atenta a las noticias y artículos "del comandante". Colom, quinto jefe de Estado latinoamericano que visita a Cuba este año, finalizará su estancia este miércoles. Las imágenes de Bachelet y Castro fueron tomadas el jueves, cuando los dos se reunieron un día antes de que la mandataria de Chile terminara su visita oficial de tres días en La Habana, que incluyó la firma de varios acuerdos de colaboración en áreas científicas y salud, entre otras. "El compañero Fidel destacó en sus Reflexiones la satisfacción por la amistosa visita de la presidenta de Chile", recordó Granma. De la reunión con Fernández también hubo fotos, que fueron publicadas por la Presidencia de Argentina, pero no por la prensa cubana. Fernández fue la primera de los tres presidentes latinoamericanos que arribaron a Cuba en enero en ser recibida por Fidel Castro, apartado del poder desde julio de 2006 por razones de salud y reemplazado formalmente como presidente desde febrero de 2008 por su hermano Raúl. Sobre la Guerra del Pacífico, Castro dijo en su columna que "Bolivia sufrió una extraordinaria humillación histórica en aquella contienda. No solo le arrebataron la costa marítima y la salida al mar, sino que privaron a ese país (...) de extensos territorios muy ricos en cobre que constituían la mayor reserva del mundo". "Evo Morales, actual presidente de Bolivia, no por ello guarda rencor alguno, sino al contrario ofreció su territorio para una amplia y moderna vía, por donde podrán enviarse a muchos mercados del mundo los productos de la eficiente industria de Chile, en pleno auge y desarrollo, con sus laboriosos y productivos trabajadores", añadió. Esas afirmaciones generaron una fuerte reacción chilena, sobre todo de sectores políticos de derecha que ya habían criticado a Bachelet por su decisión de ceñirse al programa oficial y no aceptar entrevistas con grupos disidentes cubanos, que no son legalmente reconocidos en este país. Bajo el título de "El canto de cisne de los ricos", Castro volvió a la carga al día siguiente y comenzó por confirmar la declaración del subsecretario chileno de Relaciones Exteriores, Alberto Van Klaveren: en la columna del día 12 "se emitieron ideas a título estrictamente personal". "Es muy cierto, ya que no pretenden otro carácter", insistió el líder histórico de la Revolución Cubana y añadió no tener "otro compromiso que con la verdad histórica", haber sido "moderado" y expresar las realidades de "forma diplomática". La "historia consigna que el Libertador de América, Simón Bolívar, al proclamar él la independencia de Bolivia asignó una amplia franja de la costa pacífica de Sur América entre los paralelos 22 y 23. También registra que el desierto de Atacama fue incluido en el territorio de la naciente Bolivia, al producirse la victoria contra el imperio español", señaló. En cuanto a Bachelet, Castro indicó que la recibió "con todo respeto", sin "una palabra que pudiera ofender a la ilustre visitante". Contó, además, que seleccionó "varias fotos tomadas por un colaborador de cuando fui jefe del Estado y las puse en sus manos para que decidiera qué hacer con ellas. Por mi cuenta no hice uso alguno de las mismas". Apenas regresó a la capital chilena, Bachelet dijo el sábado que con "la misma franqueza y claridad que hablamos de la agenda del futuro con el presidente Raúl Castro, le manifesté mi molestia por las equívocas declaraciones que fueron difundidas en un artículo tras mi visita de cortesía al ex gobernante de Cuba". La presidenta consideró "exitosa" su visita a Cuba y consideró que los acuerdos de cooperación firmados en materia de educación, salud, ciencia y tecnología dejarán beneficios "extraordinariamente positivos" para los dos países. En la tercera columna dedicada a Chile, publicada en la primera plana del periódico dominical Juventud Rebelde bajo el título de "El colmo del ridículo", Fidel Castro ironizó sobre la "furia del sector más rancio de la oligarquía" de ese país, que reaccionó indignada por sus escritos y lo llamó "dictador genocida". "Algunos de sus líderes de visita en Cuba hace años, no vacilaron en reunirse conmigo para demostrarme cuán capaces y sabios eran. Ni siquiera a ellos los traté con altanería", comentó Castro en esa nota, y añadió en tono burlón: "!Qué susto! Por poco me muero al leer las declaraciones de la UDI" (Unión Demócrata Independiente). Los artículos de Castro son publicados usualmente con su firma, fecha y hora en el sitio web http://cubadebate.cu y al día siguiente en los periódicos estatales de circulación nacional Granma y Juventud Rebelde. Luego de una sostenida presencia en los medios en 2008, el ex mandatario dejó de publicar sus columnas por varias semanas, hasta su artículo dedicado a su "encuentro con Cristina" Fernández, seguida 24 horas después de otro, sobre el presidente de Estados Unidos, Barack Obama. En esa columna, Castro señaló que había "reducido las Reflexiones tal como me había propuesto para el presente año, a fin de no interferir ni estorbar a los compañeros del Partido (Comunista) y el Estado en las decisiones constantes (...) Yo estoy bien, pero, insisto, ninguno de ellos debe sentirse comprometido por mis eventuales Reflexiones, mi gravedad o mi muerte". Desde el 21 de enero, Castro ha escrito 10 nuevos artículos Fuente: IPS

Este artículo es de hace 11 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985