Francia se suma a mediar entre Cuba, la UE y EE. UU.

Este artículo es de hace 11 años
Sarkozy pretende convertirse en el «motor» del diálogo para mejorar las relaciones con la isla caribeña Francia pretende convertirse en el «motor» del diálogo entre Cuba y la Unión Europea (UE) y mediar, de ese modo, para que la isla mejore sus relaciones con Estados Unidos. Así lo dijo el enviado especial del presidente francés Nicolás Sarkozy, el ex ministro de Cultura Jack Lang, después mantener una reunión «cordial» de dos horas con el presidente Raúl Castro.   El diario 'Granma' destacó el encuentro en el que Lang expresó el deseo de impulsar las relaciones bilaterales «directas, sencillas, basadas en la economía, la política y la cultura» y las de Cuba con la UE. Según el diario, «el compañero Raúl» apreció la iniciativa y confirmó el interés «en revitalizar las relaciones políticas, económicas y de cooperación con Francia». La nueva política francesa llega casi cuatro años después de que España -convencida de que las sanciones no servían para nada- iniciara un acercamiento que le valió las críticas de algunos países europeos y de los disidentes. La normalización de las relaciones bilaterales se concretó en el 2007. La UE la selló en el 2008, tras el levantamiento definitivo de las sanciones y después de que Cuba firmara varios pactos de derechos humanos de la ONU. El destacado político galo abogó por el levantamiento del embargo estadounidense a la isla, justo en el momento en que el Congreso de ese país acordaba rebajar la presión impuesta en el año 2004 a los viajes de los cubanoamericanos. Podrán desplazarse todos los años, gastar más dinero y enviar remesas y visitar no sólo a los familiares directos, sino también a sus tíos y primos. Lang no ha visto, por ahora, a Fidel Castro, quien lo recibió durante un viaje como ministro de Educación y Cultura del Gobierno de Miterrand. Tampoco pidió verlo «por respeto». Sin embargo, recibió un trato preferente al reunirse con Raúl Castro, claro indicador de la importancia que dan en la isla a Francia.   Esta nación se situó en el 2007 como el quinto socio comercial dentro de la UE. La Habana importa productos, como reactivos químicos, las piezas y partes de equipos para el transporte y la construcción, y exporta fundamentalmente tabaco torcido. La semana pasada estuvo en la isla el canciller irlandés, Micheal Martin, pero su anfitrión fue su homólogo cubano, el ministro Felipe Pérez Roque. Diplomáticos occidentales lo valoran como un gesto de la UE de zanjar definitivamente el enfrentamiento diplomático derivado de las condenas a 75 disidentes. Ronda de visitas Los opositores internos ven con suspicacia el relanzamiento de la agenda de Raúl desde finales del año pasado. Ha recibido las visitas de los presidentes de Rusia, Panamá, Ecuador, Guatemala, Argentina, Chile y Venezuela. Y, además, efectuó una gira por Moscú, Angola y Argelia. Ahora se incorpora Francia.   Lang confirmó en rueda de prensa que París desea profundizar relaciones bilaterales «directas» y «amistosas». Añadió que otro objetivo es «facilitar el diálogo entre Cuba y Estados Unidos», para lo cual encontró un espíritu de «apertura» y dijo que Francia «sugerirá toda una serie de cambios» al presidente de EE. UU., Barack Obama. Más ambicioso, agregó después que el Elíseo pretende ser «uno de los motores del diálogo entre Europa y América Latina, entre Europa y América del Norte». Lang sostuvo asimismo que «ha llegado el momento de un diálogo sin condiciones basado en el respeto a los pueblos». Fuente: Nortecastilla.es

Este artículo es de hace 11 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985