Empresas vascas afrontan «preocupadas» la detención de su intermediario en Cuba

Este artículo es de hace 11 años
Los empresarios vascos con intereses comerciales en Cuba han reaccionado con «preocupación» al arresto de Conrado Hernández, delegado en el país caribeño de la Sociedad para la Promoción y Reconversión Industrial (SPRI), entidad dependiente de la consejería de Industria del Gobierno vasco. Como director de la oficina de la SPRIen La Habana desde su creación, en 1998, Hernández se encarga de poner en contacto a las empresas de Euskadi que buscan contratos en la isla con las autoridades cubanas. Próximo al ex vicepresidente Carlos Lage, destituido por Raúl Castro, en la profunda limpieza que ha llevado a cabo en su Gabinete, el intermediario lleva detenido más de dos semanas, sin que se conozcan oficialmente los cargos que podrían pesar sobre él. El Ejecutivo autónomo, a través de Industria y del servicio de Acción Exterior, anunció ayer su intención de viajar «en cuanto sea posible» a Cuba para esclarecer la situación. Tampoco han trascendido las razones concretas de cada una de las destituciones registradas en la Administración. Sólo que Fidel Castro acusó en la prensa del régimen a Lage de «comportamiento indigno», lo que dejaba entrever una acusación sobre corrupción, y que el aludido reconoció «los errores cometidos».   La falta de noticias sobre el responsable de la sede de la SPRI en La Habana, registrada por la Policía tras la detención, ha provocado incertidumbre entre las empresas vascas asentadas en Cuba, según ha podido saber este periódico. Desde 1998, la sociedad adscrita a Industria ha colaborado en la puesta en marcha de más de cien proyectos empresariales en la isla, donde hay instaladas alrededor de 40 firmas procedentes del País Vasco. El Gobierno cubano ha mantenido un trato preferencial con el empresariado vasco, incluso durante los gobiernos de Aznar, etapa en la que se congelaron las relaciones entre ambos países. Del total de las importaciones con España, las industrias vascas aportan el 24% a Cuba. Los vínculos recuperaron cierta normalidad tras el acceso de Zapatero al Ejecutivo, en una labor en la que colaboró notablemente Carlos Alonso Zaldívar, embajador español en la isla hasta octubre, sustituido por Manuel Cacho Quesada.   Una hija en España La Policía arrestó a Conrado Hernández cuando estaba a punto de tomar un vuelo con destino a Bilbao, donde tenía una cita comercial. Viajaba acompañado de su esposa. El hecho de que ambos tengan una hija que estudia con beca en España explicaría la presencia de la mujer. Desde entonces, las autoridades vascas aseguran que no conocen la situación legal de su delegado. El Gobierno, por medio de Industria y Acción Exterior, ha solicitado ayuda a la Embajada española en Cuba para conocer la suerte de Hernández, aunque las gestiones pueden verse limitadas porque el detenido tiene nacionalidad cubana.   La sede de la SPRI, en la que la Policía se incautó de documentos, permanece abierta tras el registro. La casa particular del director de la oficina en La Habana está cerrada. Hernández estaría retenido en alguna de las dependencias que controla el Ministerio del Interior (Minint). Expertos en asuntos cubanos consultados por este periódico explican que los agentes deben tener sospechas fundadas sobre el intermediario para practicar una detención de este tipo. La investigación podría durar tres meses, aunque se desconoce si hay acusaciones contra él. Contratado por la SPRI, Conrado Hernández cobra su sueldo a través de la organización cubana Acorex, que paga en pesos a todos los ciudadanos del país que trabajan para empresas extranjeras. En los últimos años, las relaciones comerciales entre Cuba y el País Vasco se han intensificado, especialmente en el ramo de la generación eléctrica para superar los problemas de suministro de la isla. Pero los contratos abarcan otros sectores. Uno de los más altos tiene que ver con el abastecimiento de material sanitario -inodoros, baños, duchas-, en una operación que dependía de Batalla de ideas, un programa dotado con fondos millonarios creado por Fidel Castro para renovar el país. El servicio era gestionado por Otto Rivero, otro de los destituidos recientemente. Fuente: DiarioVasco.com

Este artículo es de hace 11 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba


Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985