Presidente del episcopado cubano afirma: La Iglesia, siempre cercana al pueblo cubano

Este artículo es de hace 11 años
En una interesantísima entrevista publicada por la revista de la aquidiócesis de La Habana, el nuevo presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba, repasó el papel reconciliador de la Iglesia en la Cuba de Raúl Castro. En una entrevista publicada por la publicación de la revista de la arquidiócesis de La Habana, Palabra Nueva, el nuevo presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba, monseñor Dionisio García Ibáñez. El prelado se refirió a los preparativos de los festejos por los 400 años del hallazgo de la imagen de la Virgen de la Caridad , patrona de Cuba, y resaltó que "en asuntos de este tipo la Iglesia es muy prudente, y solo sigue las motivaciones del pueblo en cuanto a devoción. El caso más cercano que tenemos es el del beato padre Olallo en Camagüey. Antes de que la Iglesia de esa diócesis iniciara la causa de beatificación, ya en Camagüey la gente lo consideraba un santo. Y la celebración del hallazgo de la imagen de la Virgen es algo muy natural. Los cubanos somos muy propensos a las celebraciones de efemérides y aniversarios. Si celebramos el año de nacido del niño, los quince años de la niña, o el aniversario de bodas, ¿cómo no vamos a celebrar los 400 años de esa presencia en la historia de este pueblo, en los que la Virgen nos ha acompañado bajo la advocación de la Caridad del Cobre?". En ese sentido, ante la pregunta del periodista Orlando Márquez sobre algunas críticas ideológicas a estos festejos, monseñor García Ibáñez aseguró que "quienes tengan solo una visión política o una concepción utilitarista de la vida humana, harán una lectura de ese tipo sobre esta celebración. Pero en realidad es un deseo que ha brotado del pueblo, y ni siquiera hay que promoverlo mucho pues la gente se apropia de estas celebraciones". "A quienes tengan una motivación estrictamente sociológica y hagan lecturas de este tipo, lo que puedo decirles es que vean cómo la Virgen , y la devoción a la Virgen , ha influido en nuestro pueblo; que vean lo beneficiosa que ha sido esta devoción para nuestro pueblo, que vean cómo las personas reflejan, en su devoción a la Virgen , los mejores anhelos y deseos para todo el pueblo. Es bueno que vean que, cuando van al Cobre, los fieles no solo piden por las necesidades propias o las de sus familias, lo que es muy lógico, sino que allí expresan además la petición por el bien de la Patria , por el bien de los cubanos, por la paz y la salud de todos. Cuando se está en una misa en El Cobre, uno se da cuenta que las peticiones a las que se responde con más fuerza son peticiones por la paz de Cuba, por la comprensión entre los cubanos, para que todos seamos iguales y nos respetemos. Quienes no tienen fe y solo ven en la Virgen un acontecimiento histórico, deberían valorar todo esto", respondió el prelado. Ante los cambios en el gobierno de la Isla, liderado por los hermanos Castro, el Arzobispo de Santiago de Cuba, "la Iglesia en Cuba siempre ha estado cercana al pueblo, precisamente porque formamos parte del pueblo. No somos agentes extraños a nuestro pueblo porque somos el pueblo también, el pueblo católico. Porque Cuba es plural en la fe y en la ideología, y también es plural en las expectativas y en las ideas sobre cómo construir el país y la nación". "Lo que la Iglesia ha manifestado de modo constante es su decisión de servir, y esa decisión de servir y estar aquí junto al pueblo y en nuestra Patria, se ha manifestado nuevamente en los últimos dos años. Esa misma actitud de servicio que descubrimos en el ENEC hace veinte años, de comunión y de diálogo, reconociendo al mismo tiempo nuestras debilidades y pecados, pero también nuestros aciertos, esa actitud es la misma que la Iglesia ha querido mantener en Cuba en estos últimos tiempos y es la que se va a mantener en los años que vienen", completó el Obispo. Asimismo, el Obispo afirmó que"cada vez que se realizan cambios se genera incertidumbre y la Iglesia quiere acompañar este proceso. Acompañar en la cercanía y ofreciendo una palabra de fe y esperanza desde el evangelio, en la que la persona siempre va a estar presente, como sujeto principal que debe ser cuidado tanto por el Estado como por toda la sociedad. La Iglesia quiere seguir hablando en este sentido. Y no solo hablar, la Iglesia quiere estar cercana al hombre que sufre y al hombre que se alegra, al que está preso y al que está en la calle, al hombre enfermo y al sano; al cubano que está aquí y al que está afuera. Eso es lo que la Iglesia va a seguir haciendo en estos tiempos". "La Iglesia forma parte del pueblo y antes respondí que los cambios son necesarios. (...). El primer cambio es que estamos hablando de la palabra cambio, porque hace tres años no hablábamos de eso. Pero no hay que tenerle miedo a la palabra cambio, pues la vida misma es manifestación de cambio. Lo importante es que los cambios estén al servicio de la persona en nuestra sociedad" Finalmente, sobre señales de mejoras en las relaciones con Estados Unidos, monseñor Dionisio García Ibáñez explicó que"está en la misión de la Iglesia reconciliar; reconciliar al hombre consigo mismo, con Dios y con sus semejantes. Esa fue la misión de Jesucristo y su mandamiento es muy claro: ama a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo. La Iglesia trata de sembrar comunión donde hay desunión. La misión de la Iglesia y de los obispos es plantear la necesidad del encuentro. La Iglesia se alegra de que aquello que estaba separado se vuelva a unir. Corresponde a los políticos decidir la manera en que se hace, de modo que sea la persona, en este caso los ciudadanos de ambos lados, los más beneficiados. Y todos ganamos cuando hay paz, cuando hay estabilidad, cuando hay justicia, solidaridad y respeto a la dignidad de las personas". Fuente: Cope.es

Este artículo es de hace 11 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985