Obama, listo para dialogar con Cuba sobre la base de un "nuevo inicio"

Este artículo es de hace 11 años
El presidente estadunidense, Barack Obama, aseguró hoy en Trinidad y Tobago que está listo para dialogar con Cuba sobre una amplia lista de temas y la base de un "nuevo inicio", aunque no para "hablar por hablar", al situarse el tema de la isla como el centro de la quinta Cumbre de las Américas. Los países de América Latina, que hicieron suyo el reclamo a Estados Unidos para que ponga fin al bloqueo comercial y económico de 47 años impuesto a Cuba, afirmaron en que esa política "fracasó por completo", según señalaron fuentes argentinas. La propia secretaria estadunidense de Estado, Hillary Clinton, al saludar el anuncio del presidente cubano Raúl Castro de que está abierto a discutir con Estados Unidos "todo", incluyendo presos políticos y derechos humanos, reconoció que la política de su país hacia la isla fracasó, de allí que Obama haya anunciado esta semana "cambios significativos, los más significativos en décadas". Cuba, el único país del continente que está suspendido desde 1962 de la Organización de Estados Americanos (OEA), que no participa en las reuniones del hemisferio como la Cumbre de las Américas, ha dominado sin embargo por primera vez en casi medio siglo las conversaciones de los diplomáticos previamente y dentro del cónclave de Trinidad y Tobago, al que asisten 34 jefes de Estado y de gobierno. De hecho, el secretario general de la OEA, el chileno José Miguel Insulza, pedirá que se derogue la resolución de exclusión de Cuba de este foro durante la Asamblea General de junio, anunció hoy en Trinidad y Tobago, antes del comienzo de la cumbre. Calificó dicha resolución de "obsoleta e inútil", que acusaba a Cuba de pertenecer al "eje chino-soviético", y que resulta absurdo que se le siga excluyendo por razones de la pasada guerra fría. Asimismo, los mandatarios de Venezuela, Cuba, Bolivia, Nicaragua, Honduras y República Dominicana –integrantes de la Alternativa Bolivariana para las Américas (Alba)– anunciaron en las primeras horas de la jornada que el texto de la declaración final de la quinta cumbre "es inaceptable" y no la suscribirán por la exclusión que se hace del tema de Cuba y por no plantear soluciones a la crisis económica global. El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, al fijar la posición de los países de la Alba tras su reunión de la víspera en su país, reiteró la petición "al gobierno de Estados Unidos de que cumpla con lo dispuesto en 17 resoluciones sucesivas aprobadas en la Asamblea General de Naciones Unidas y ponga fin al bloqueo económico, comercial y financiero que mantiene contra Cuba". Chávez tuvo la oportunidad de saludar con un apretón de manos a Obama y decirle "quiero ser tu amigo", mientras el estadunidense le daba las gracias. Asimismo, Obama le dio la mano al presidente boliviano Evo Morales, otro duro crítico del "imperialismo". "En los últimos dos años, he indicado y lo repito hoy que estoy preparado para que mi administración se comprometa con el gobierno cubano en una amplia lista de temas, desde los derechos humanos, la libertad de expresión y la reforma democrática hasta drogas, migración y asuntos económicos", señaló Obama en su discurso en la cumbre, en la que se encuentra por primera vez con los gobernantes de la región. "Seré claro: no estoy interesado en hablar por hablar. Pero sí creo que podemos conducir las relaciones cubano-estadunidenses hacia una nueva dirección", añadió. Obama dijo en su discurso que "Estados Unidos busca un nuevo comienzo con Cuba". Pocos días antes de llegar a Trinidad y Tobago, anunció que levantaba todas las restricciones sobre viajes y remesas de dinero de cubanoestadunidenses hacia la isla. “Sé que el camino es largo para superar décadas de desconfianza. Ya he cambiado una política hacia Cuba –de Estados Unidos– que debía favorecer la libertad y dar su oportunidad a los cubanos, pero que fracasó”, dijo, reconociendo el revés de anteriores políticas de Washington hacia la isla caribeña. No obstante, el presidente Obama señaló que Estados Unidos no puede ser culpado de todos los problemas que ocurren en América Latina, y agregó que no sólo su nación debe cambiar, como ya cambió, aunque no fue fácil. Dijo que Washington está dispuesto a reconocer "los errores del pasado" y pidió a los dirigentes latinoamericanos que vean a su país como un "compañero" y un "amigo". Incluso bromeó al agradecer al presidente nicaragüense Daniel Ortega, "que no me culpó de cosas que ocurrieron cuando yo tenía tres meses". Esto, porque Ortega afirmó en su discurso que el actual mandatario estadunidense acababa de nacer en 1961, cuando ocurrió el intento de invasión en Playa Girón, en Cuba, que tuvo el apoyo de los servicios de inteligencia de Estados Unidos. Por último, dijo que llegó a Puerto España para abrir "un nuevo capítulo de diálogo" con sus pares latinoamericanos en que se hable "de igual a igual", en el contexto de "respeto mutuo, intereses comunes y valores compartidos". Tocó a la presidenta argentina Cristina Fernández abrir la cumbre, y en su discurso pidió a Obama el levantamiento del añejo embargo sobre Cuba, al que calificó de "anacronismo", y que no pierda la oportunidad histórica de construir "una nueva relación entre las Américas", lo que así le había comunicado al presidente. "Concurrimos a esta quinta cumbre con la esperanza cierta de ser el primer paso para un nuevo orden regional", indicó tras asegurar que la anterior reunión en Mar del Plata, en 2005, marcó un punto de inflexión en las relaciones entre los países del continente. "El gran desafío es la integración y no la injerencia en nuestros países", agregó la mandataria, tras señalar que su pedido sobre Cuba "de ninguna manera significa un reproche" hacia Obama. (www.jornada.unam.mx)

Este artículo es de hace 11 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba


Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985