Se inaguró para el cancer en Pinar del Río, Cuba, una sala de ensayos clínicos en el hospital III Congreso

Este artículo es de hace 11 años
Es necesario, por lo tanto, dar más énfasis a un enfoque multidisciplinario, y entender la especialidad oncológica como un proceso de atención integral y continuo en el que se necesitan distintos profesionales para ofrecer un servicio de calidad. Actualmente es la segunda causa de muerte en el mundo, al igual que en Cuba, y Pinar del Río no está ajeno a esta realidad, por lo que se  le presta especial cuidado a este tipo de patología. Muestra de ello son los ensayos clínicos en pacientes con enfermedades oncológicas que se realizan en nuestra provincia desde el año 1997 de forma ambulatoria en coordinación con el Centro de Inmunología Molecular, CIM, de La Habana y que a partir de 2002 se intensificó. El ensayo clínico es un estudio de investigación que se realiza en pacientes con esta afectación. Los resultados que se obtienen de ellos son fundamentales e imprescindibles para desarrollar nuevas formas de luchar contra el cáncer. Pinar del Río recientemente inauguró una sala de ensayos clínicos en el hospital III Congreso para pacientes con enfermedades oncológicas como parte del programa de salud cubano para enfrentar este mal. La sala cuenta con un moderno equi-pamiento y con todas las condiciones necesarias para garantizar la estadía de los pacientes, así como personal médico capacitado. Los enfermos que reciben este tipo de procedimiento se seleccionan de forma aleatoria y firman un protocolo como constancia de su consentimiento para someterse a los ensayos clínicos en las alternativas de vacuna y forma de control, lo cual mejora la calidad de vida y la supervivencia que supera en muchos casos ya los 32 meses en patologías que antes tenían un promedio de vida de seis u ocho meses. Con el objetivo de mejorar esta labor está prevista la instalación de un nuevo laboratorio para realizar exámenes inmunológicos y celulares que apoyen las investigaciones y terapia que se realizan. Ya existen 17 tipos de vacunas todas producidas por el CIM, de las cuales 14 están en ejecución y siete en fase de terminación. Durante estos primeros meses del año el hospital ha invertido cerca de un millón de pesos en este tratamiento, el cual se brinda de forma gratuita y cuyo costo anual podría sobrepasar los 20 000 por paciente, si se emplea un solo tipo de vacuna, refiere la doctora Rosa María Amador, jefa de servicios oncológicos en el centro. En estos momentos, explica la doctora, se aplican varias vacunas como el cimaher, que tiene un costo de 360 pesos el bulbo y el epocim que su valor oscila entre los 61 y  200 pesos. Pero la atención a estos pacientes va más allá del tratamiento científico, pues el cuidado y dedicación con que el personal los atiende es fundamental. Así lo corrobora Maribel González, una joven de 31 años que desde el mes pasado es parte de estos ensayos clínicos. "Aunque hace poco comencé con este tratamiento noto la diferencia, pues me siento mejor y no es sólo gracias a los medicamentos, sino también al trato del personal. "Cuando uno tiene un padecimiento como este, el esmero del personal médico es fundamental para mantener un estado emocional favorable, lo cual sin dudas contribuirá a la efectividad del medicamento. "La confianza y el apoyo que encontramos aquí es tan necesario como el tratamiento". (Guerrillero.cu)

Este artículo es de hace 11 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985