La virtud del Caballero de La Habana

Amable, popular, romántico, megalómano y ocurrente fueron algunas de las virtudes que caracterizaron a José López Lledín, conocido por todos como el Caballero de París


Este artículo es de hace 12 años
Amable, popular, romántico, megalómano y ocurrente fueron algunas de las virtudes que caracterizaron a José López Lledín, conocido por todos como el Caballero de París, legendario personaje que atesora la memoria colectiva de la ciudad. La tan socorrida imagen del Caballero, protagonista de canciones, audiovisuales, investigaciones y obras literarias regresó por estos días a la escena con la obra El caballero de París, proyecto de creación teatral y carnavalesca que tuvo como intérpretes a los pacientes del Hospital Siquiátrico Bernabé Ordaz y del Comunitario de Regla. El montaje, a cargo del director francés Serge Sándor y en coordinación con la Compagnie du Labyrinthe, el grupo Teatro Buendía y Danza Retazos, comenzó con un cortejo fúnebre en el Paseo del Prado donde alrededor de 80 personas, en su mayoría ancianas de estricto luto, simularon el séquito de enterramiento con curas, barrenderos, peloteros, marineros, estandartes religiosos, vendedores de flores y otros personajes costumbristas de la primera mitad del pasado siglo, desde el Parque Central hasta el teatro Fausto. Inspirada en el libro Yo soy el Caballero de París, del doctor Luis Calzadilla, la puesta narra la historia del español —fallecido a los 86 años en el Siquiátrico— a través de varios personajes que estuvieron relacionados con distintos momentos de la vida de este poeta errabundo. Así un doctor, una marquesa, una sevillana, familiares y amigos se encuentran en el escenario para contar la leyenda que se redescubre nueva y atractiva en los rostros y el esfuerzo de los protagonistas, quienes comparten los mismos cuidados que comenzó a recibir el Caballero en 1977. Durante poco más de una hora, el espectáculo transcurre, con humor, coreografías y música que, a cargo de la Agrupación Musical del Hospital Ordaz, transita por melodías y canciones del repertorio tradicional, danzones, blues, chachachás, guasrachas, sones y rumbas. Sin embargo, más que un homenaje al caballero que anduvo más de medio siglo por las calles, al caballero de bronce de La Habana, la obra gana el noble propósito de ejercitar la mente y convertirse en puente de estímulo para la creación artística y personal de los pacientes. Fuente: Granma

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba