Humo en los huesos

Más de 5 000 cubanos mueren cada año como consecuencia del tabaquismo, principal responsable de los tumores malignos en el sistema respiratorio.


Este artículo es de hace 12 años
Los fumadores tienen mayor riesgo de padecer de osteoporosis que quienes no fuman. Más de 5 000 cubanos mueren cada año como consecuencia del tabaquismo, principal responsable de los tumores malignos en el sistema respiratorio. Claro que no pretendo alarmarle, sino prevenirle. Preste atención a la información que, luego de una búsqueda en los sitios digitales del Ministerio de Salud Pública en Cuba, quiero compartir con usted. El hecho de fumar incide de diferentes maneras en el aumento de la pérdida de la masa ósea. Por ejemplo, puede cambiar los niveles hormonales del cuerpo e interferir en la absorción del calcio. Por tanto, la exposición al tabaco incrementa el riesgo de sufrir enfermedades del corazón, derrames cerebrales, padecimientos vasculares periféricos, enfisema, bronquitis, diabetes, y cáncer de pulmón, vejiga, riñones, páncreas, cuello del útero, labio, boca, lengua, laringe, garganta y esófago. Las consecuencias de esta adicción van mucho más allá, llegando a provocar trastornos en los niveles del colesterol, resistencia a la insulina e, incluso, aumento de las probabilidades de desarrollar la osteoporosis. Como la pérdida de masa ósea se inicia a partir de los 35 años y se incrementa con la menopausia, la prevalencia de esa enfermedad se presenta más con el envejecimiento y afecta en magnitud superior a las personas mayores, de modo fundamental a las mujeres en fase posmenopáusica. Pero, ese nocivo hábito no provoca en sí el desarrollo de la osteoporosis, sino que podría adelantar la dolencia, pues, aunque esta no es el principal efecto adverso que tiene el tabaquismo, el consumo prolongado hace que las cicatrizaciones demoren más, se retarde la reabsorción de los huesos y se vuelva más lenta la fijación del calcio, siendo estos factores de riesgo. Las consecuencias del tabaquismo en la mujer son devastadoras, ya que disminuye la masa ósea al acelerar la eliminación de estrógenos e incrementar la expulsión del calcio por la orina. De igual modo, la nicotina apresura la erradicación de los estrógenos y produce menopausia precoz, lo que —agregado a la supresión de calcio, a la afectación de los osteoblastos y a la disminución de la masa ósea— duplica la posibilidad de fracturas en vértebras, y la multiplica en caderas. En términos estéticos, este dañino vicio causa envejecimiento prematuro de la piel, favorece la aparición de arrugas y cambia el color de los dientes. A la lista de males ocasionados se suman dificultades respiratorias, mayor sensibilidad al dolor, pérdida de reflejos e inflamaciones en respuesta a la hipersecreción de serotonina (hormona del estrés). Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el próximo cuarto de siglo, el mundo lamentará la pérdida de 10 millones de habitantes por año, de los cuales cerca de siete millones de muertes ocurrirán en países subdesarrollados e incluirá, también, a fumadores pasivos. En busca de incrementar el número de individuos que abandonen el nocivo hábito, la OMS, de conjunto con la Organización Panamericana de la Salud lanzan anualmente una campaña internacional, que ha contribuido a disminuir su práctica. En el 2000, el movimiento incorporó a 70 países, en 2002 cerca de 100 y en el calendario actual abarcó a casi un millón de fumadores de diferentes latitudes. Según datos estadísticos tomados del sitio digital Infomed.cu, en Cuba más del 35 por ciento de la población es fumadora, y el cáncer constituye la segunda causa de muerte. Siempre que un fumador encienda su cigarrillo, él y los demás respiran los gases resultantes de la combustión de la picadura y el papel. Desde hace años en Cuba existen legislaciones que impiden su práctica en lugares cerrados, centros escolares y asistenciales. Según lo regulado por el Ministerio del Comercio Interior, se prohíbe la venta de tabaco y sus derivados a menores de 18 años, y es obligatorio que en cada producto aparezca un mensaje visible sobre el daño que ocasiona su consumo. Lo cierto es que en este mundo casi todos fumamos, unos porque les gusta y otros porque nos obligan. Sin embargo, sea cual fuere la historia verdadera del surgimiento del tabaquismo, la realidad muestra que el muy ladino llegó a nuestros días; no lo destruyeron guerras, inquisiciones o bombas atómicas, y esto lo convierte en un héroe negativo de solo siete centímetros de largo. A pesar de esa "aparente" pequeña dimensión lo invito a calcular: un fumador promedio consume cerca de 12 cigarros diarios, o sea, 84 centímetros. En un mes la cifra ascenderá a 25,20 metros; en un año a 302,40 metros y en 10 años a algo más de tres kilómetros. ¿A qué conclusión llegó? Claro está, dejar de fumar en Cuba es muy fácil. Existen los Centros Comunitarios de Salud Mental y los de Medicina Natural o Tradicional en los distintos municipios, además, los Departamentos de Medicina Natural y Tradicional en los policlínicos, en los que se puede encontrar ayuda profesional al respecto. También, se cuenta con la Línea Confidencial Antidrogas, a través de la cual, desde cualquier parte del país, con solo marcar el número 103, una persona recibe información rápida y segura, sin necesidad de revelar su identidad. Y, aunque esté demostrado, de manera científica, que los fumadores tienen mayor riesgo de padecer de osteoporosis u otras dolencias, existen costumbres más sanas, en las que ni los huesos ni los restantes órganos terminan invadidos por el humo; y la vida adquiere un matiz más placentero. Fuente: Invasor

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba