Una cubana en boca del mundo

El nombre de mujer Juana de la Candelaria parece algo pasado de moda para los cubanos, pero gana vigencia con los 125 años de edad por ser la ciudadana más longeva de este archipiélago caribeño.


Este artículo es de hace 11 años
El nombre de mujer Juana de la Candelaria parece algo pasado de moda para los cubanos, pero gana vigencia con los 125 años de edad por ser la ciudadana más longeva de este archipiélago caribeño. Y es que esta señora, nacida el 28 de febrero de 1885 en la finca Santa Rosa de la localidad de Campechuela, oriental provincia de Granma, confirma cómo se consolida exitosamente un programa de salud dirigido al Adulto Mayor. Juana de la Candelaria Rodríguez, fue noticia tras sus declaraciones a los medios locales haciendo gala de buenos signos de vitalidad a la altura de su vida. Candulia -como la llaman amigos y familiares- no figura en el libro de Record Guinnes, pero sus plenas y convincentes facultades le permitieron engrosar la lista electoral en los comicios parciales efectuados recientemente en la nación antillana. Con seis nietos, 15 bisnietos y cuatro tataranietos, la heroína de los años reveló que el secreto para desafiar el tiempo está en llevar la vida con mucho amor, una dieta rica en tubérculos y carnes, disfrutar a todo pulmón del aire puro del campo y velar celosamente de la salud. Zoila Caballero, otra cubana más joven, de tan solo 101 años, declaró a Prensa Latina que además de una adecuada alimentación y visitar al médico con periodicidad, las personas deben llevar la vida con más calma. Los consejos de Toya -como es conocida Zoila por sus familiares, a quienes les tiene prohibido calificarla de anciana -fueron dados en el contexto de Seminario Internacional Longevidad Satisfactoria: Visión Integral, efectuado recientemente en esta capital. En la cita se conoció que más de mil 500 cubanos pasan de los 100 años, y según la actualización del Estudio de Centenarios en la isla realizado de 2004 a 2008 da cuenta que actualmente sobrepasan esa cota 53 personas más que hace dos años. Lo anterior indica que en territorio cubano hay un centenario por cada siete mil 296 cubanos, y también uno por cada mil 269 adultos mayores. Tanto Candulia como Toya coincidieron en la importancia de acudir al médico sistemáticamente y estar al día con chequeos y tratamientos, algo asegurado en la mayor de las Antillas por un Programa Nacional del Adulto Mayor y Asistencia Social. Las características de la población cubana actual y futura, la sitúan entre los países de América Latina y del planeta más envejecidos. De ahí que las entidades vinculadas a la atención a las personas de la tercera edad diseñaran estrategias de acción con un enfoque social, preventivo, promocional y educacional. Entre los objetivos de los diversos esquemas están desarrollar un plan de acción que contribuya al enriquecimiento de la vida social, espiritual y el autocuidado del adulto mayor, además de propiciar la comunicación intergeneracional preparando a la familia, principalmente a los más jóvenes, en pos de a garantizar una convivencia armónica, entre otras alternativas. El primer programa de Atención al Adulto Mayor surgió en 1974, y un año después se incorporó la variante de atención del Médico de la Familia y su equipo de trabajo, precisa el sitio Infomed. La favorable estructura sociopolítica en el país constituye un potencial de ayuda para acondicionar todas las premisas en este proyecto, asegurándose además la participación activa de la familia, la comunidad y el propio adulto mayor como protagonista. El esquema va más de la salud, pues incluye la seguridad social, los deportes, la cultura y beneficios en la legislación entre otras ventajas. Entre sus objetivos específicos está crear una modalidad de atención gerontológica comunitaria que contribuya a resolver las necesidades socioeconómicas, psicológicas y biomédicas de los adultos mayores en ese nivel y alcanzar una atención integral hospitalaria al anciano sobre bases geriátricas actuales. El mismo está estructurado en tres áreas de atención, la comunitaria, institucional, y hospitalaria. Estos tres niveles tienen la responsabilidad de promover cambios de vida, hábitos y costumbres que favorezcan la salud del adulto mayor y detener o retardar la aparición o continuidad de enfermedades y discapacidades. Además deben garantizar servicios de rehabilitación, estimular la participación familiar en la identificación y búsqueda de soluciones y desarrollar investigaciones que identifiquen la morbilidad, mortalidad, letalidad, discapacidades, intervenciones comunitarias y otras. En ello están comprometidas todas las instancias correspondientes en cada esfera de atención. Un paso importante en los cuidados del Adulto Mayor en Cuba fue la creación de los Círculos de Abuelo en 1985, los cuales contribuyen a la sociabilización y reintegración social de las personas de la tercera edad. Sobre ellos se ejerce un trabajo que atiende las pluripatologías y mejoran de enfermedades crónicas no trasmisibles como hipertensión arterial, cardiopatía isquémica, diabetes mellitus y osteoartrosis generalizada. En esos grupos se realizan ejercicios físicos de acuerdo al estado de salud de los ancianos. Practicándolos mejoran la autoestima, decrece la depresión, retardan la aparición de la osteoporosis y minimizan la aparición de secuelas después de un accidente vascular encefálico, entre ellos la hemiplejia o la paraplejia. En Cuba el incremento de la población centenaria se aleja de un milagro para convertirse en una realidad forjada en el concepto de que el anciano es un ser biosicosocial y el gobierno debe cubrir sus necesidades en todas las esferas de la vida, partiendo de que el proceso salud-enfermedad depende no solo del individuo, sino del medio en que se desarrolla. Fuente: Prensa Latina

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba