Una alta diplomática de EEUU visita a un estadounidense detenido en Cuba

Este artículo es de hace 9 años
La número dos de la sección para América Latina de la diplomacia estadounidense, Roberta Jacobson, visitó este jueves al subcontratista estadounidense Alan Gross, detenido en Cuba desde diciembre de 2009, informó el portavoz del Departamento de Estado, Philip Crowley. Se trata del funcionario diplomático estadounidense de mayor rango que ha podido visitar hasta ahora a Gross, que sufre problemas de salud. "Jacobson tuvo la oportunidad de reunirse con Alan Gross, con representantes de la Iglesia Católica, grupos judíos y miembros de la sociedad civil" durante su visita a La Habana, en la que habló sobre temas migratorios, explicó Crowley en rueda de prensa. Jacobson pudo conversar una hora sobre "derechos humanos y democracia" con 12 opositores en la Sección de Intereses en La Habana (SINA), había informado previamente Elizardo Sánchez, uno de los disidentes. La funcionaria estadounidense viajó a La Habana para una nueva ronda de conversaciones migratorias. "Apreciamos el hecho de que (Jacobson) tuviera la oportunidad de visitarlo (a Gross)", añadió el portavoz. "Hemos podido visitar regularmente al señor Gross. Creo que ésta es quizás la segunda esta semana. Pero seguimos muy preocupados por su salud", explicó Crowley. "Continuamos insistiendo en nuestras reuniones con las autoridades cubanas esta semana para que su caso sea resuelto y sea liberado lo antes posible", añadió. Preguntado sobre si la liberación de Crowley era el principal obstáculo actualmente entre ambos países, Crowley respondió: "Nos preocupa el bienestar de uno de nuestros ciudadanos, pero no es de ninguna manera la única preocupación que tenemos acerca de Cuba". Alan Gross, que trabaja para una organización no gubernamental, fue detenido el 3 de diciembre de 2009 tras haber viajado a la isla bajo un programa contratado por el Departamento de Estado para distribuir material informático y de comunicaciones a grupos civiles, según Washington. El régimen cubano, que aún no lo ha juzgado, acusa a Gross de espionaje. Gross ha podido ser visitado en al menos una ocasión por su esposa. El fiscal general cubano, Darío Delgado, afirmó a finales de noviembre que el caso se sigue investigando y marcha "sin dificultad". La detención del subcontratista produjo un distanciamiento entre Washington y La Habana, después de que el presidente Barack Obama hiciera algunos gestos hacia la isla tras su llegada al poder. Fuente: Yahoo Noticias

Este artículo es de hace 9 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.