Luz verde a los vuelos fletados hacia Cuba

Este artículo es de hace 9 años
Las nuevas normas del gobierno de Barack Obama que suavizan las prohibiciones de viajes a Cuba abren la puerta a que desde el aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín puedan realizarse vuelos fletados autorizados al país caribeño. El viernes, la Casa Blanca anunció que cada aeropuerto internacional bajo la jurisdicción estadounidense podrá solicitar organizar vuelos fletados a Cuba, una autorización que en los últimos años sólo ha existido para los aeropuertos John F. Kennedy de Nueva York, Los Ángeles (California) y Miami (Florida). Según un funcionario del gobierno de Obama, las autoridades del Aeropuerto Muñoz Marín han expresado interés en volver a realizar vuelos fletados a La Habana. Otros aeropuertos interesados están en Florida, donde reside la mayor concentración de exiliados cubanos en Estados unidos. Al Gobierno federal, que mantiene desde hace medio siglo un embargo económico en contra de Cuba, le tocará examinar la solicitud formal que presente cada aeropuerto. El anuncio de la Casa Blanca – que básicamente revive las normas que existieron durante el gobierno de Bill Clinton y fueron eliminadas por el de George W. Bush – mantiene, sin embargo, la prohibición de viajes turísticos a La Habana. En torno a los residentes de Puerto Rico, la apertura a realizar vuelos fletados periódicos desde San Juan es quizá la única diferencia con las medidas que existieron bajo Clinton. “Habría que ver si hay un empresario interesado en realizar esos vuelos. Lo veo difícil porque es posible que el volumen de personas no sea suficiente y los costos son muy altos, en momentos de recesión económica en Puerto Rico”, dijo Raúl Álzaga, de la agencia de Viajes Varadero. En su mejor momento, sostuvo Álzaga, cerca de 4,000 residentes de Puerto Rico pueden haber viajado anualmente a La Habana. Ahora cree que ese número puede haber bajado a unos 2,000, quizá insuficientes para mantener un vuelo semanal. Bajo las iniciativas anunciadas este fin de semana por la Casa Blanca, que entran en vigor en tres semanas, todo ciudadano estadounidense podrá enviar remesas de hasta $500 por trimestre a personas en Cuba, aunque no sean familiares, si están destinadas a apoyar actividades económicas privadas. Se excluye, no obstante, a los altos funcionarios del gobierno de La Habana o del Partido Comunista cubano. Obama ya había aumentado el total de dinero que los residentes de Estados Unidos podían enviar a familiares en el país caribeño. Como en la era de Clinton, Obama dio también instrucciones a los departamentos del Tesoro, Estado y Seguridad Interna (Homeland Security) para que se permita, además, que las organizaciones religiosas patrocinen viajes con fines ecuménicos a Cuba, disfrutando de una “licencia general”. Se autoriza también viajes para intercambios educativos con créditos académicos. Fuente: El Nuevo Dia.com

Este artículo es de hace 9 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba


Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.