Informan sobre presencia del pez León en aguas cubanas

Este artículo es de hace 9 años
Verdades, manipulaciones, datos y leyendas sobre la presencia del pez León en Cuba, se analizaron en La Habana, en la presentación del documental “En el trono equivocado”, trasmitido en la Mesa Redonda de la televisión cubana. El material de los estudios Mundo Latino, con 46 minutos de duración y dirigido por Omelio Borroto, aborda detalles desde la llegada a la Isla de esa especie en 2007 y explica pormenores de su comportamiento, peligros y estudios para su utilización. Entre las motivaciones para su obra, Borroto destacó que -desde la detección del pez en costas cubanas- aparecieron historias y rumores a partir de hechos reales o ficticios, incluidas falsas afirmaciones de accidentes mortales causados por ese animal. Guillermo García Montero, director del Acuario Nacional, explicó que, en coincidencia con los primeros reportes, circularon noticias como la irreal muerte de una turista foránea, víctima de un tiburón. Entre otras falsedades, aparecieron informaciones de prensa sobre el descubrimiento cerca de Cuba de ruinas submarinas y que el Gobierno de la Isla lo ocultaba, destacó el especialista. El director del Acuario Nacional recordó que en ese periodo circularon además -en pleno verano- versiones del supuesto cierre de playas por el peligro del pez León, lo que permite suponer la existencia de una campaña de desinformación malintencionada contra Cuba. García Montero señalo que en 1994 se informó la presencia del pez en aguas de la Florida y su posterior extensión por toda el área, en tanto se reporta incluso en Venezuela y Colombia. Su llegada a aguas cubanas pone en peligro a otras especies, dada su capacidad de alimentarse hasta de animales de mayor talla. La voracidad que lo caracteriza, dijo, reduce su permanencia en las playas, dada la escasa vida animal en esas zonas, y recordó que busca refugio en lugares pedregosos. El directivo alertó sobre el peligro de criar al animal en peceras, ya que al manipularlo pueden ocurrir accidentes con sus espinas, en las cuales concentra el veneno. Sus carnes, apuntó, no contienen la sustancia dañina, pero es recomendable esperar una hora antes de manipularlas -para filetearlo, por ejemplo-, a fin de prevenir contactos con las espinas. Elisa García, jefa del área científica del Ministerio de la Industria Alimentaría, señaló que -por instrucciones del Gobierno- se creó un grupo de trabajo con diferentes instituciones, con el propósito de abordar de forma integral las medidas para enfrentar la llegada del pez León a Cuba y sus efectos en el ecosistema. La investigadora explicó que, como pez comestible, se estudia su población en los mares nacionales, cuáles artes de pesca deben emplearse y su posible impacto en otras especies comerciales. Fuente: Cubavisión

Este artículo es de hace 9 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba


Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.