La percusión sostiene el edificio de la música cubana

Este artículo es de hace 9 años
Un célebre y muy querido compositor de música de concierto asistió a un ensayo de una obra suya en la que el director, para reforzar el acento nacional, añadió güiros y tambores. Al terminar la ejecución le dijo al conductor: "Maestro, todo está muy bien, pero retire esos instrumentos; evitemos los tipicismos folclóricos". Comparto la anécdota, tal como me la contó un testigo presencial, el maestro José Loyola, con Giraldo Piloto, reconocido compositor, baterista y líder de la banda Klímax. Ríe de buena gana pero de inmediato comenta: "Ciertamente un par de timbales no aseguran la cubanía, pero aún en aquellas obras que prescinden de los instrumentos de percusión, danzas y contradanzas para piano, piezas corales, partituras para orquestas de cuerdas, siempre que de un modo u otro reflejen nuestra identidad a lo largo del tiempo, el elemento percusivo, si se quiere hasta internamente, define una cualidad. La percusión sostiene el edificio de la música cubana y hablo, por supuesto, de la que nos viene de África. No es algo de mi cosecha; ahí están los estudios de Fernando Ortiz, de Argeliers León. Por eso cuando convocamos a la Fiesta del tambor lo hacemos tanto en sentido literal, para reunir y homenajear a los percusionistas, como en un sentido simbólico, para subrayar el aporte de ese elemento al desarrollo de nuestras músicas". Entre el 8 y el 13 de marzo próximo tendrá lugar en La Habana la X Fiesta del Tambor, iniciativa de Giraldo Piloto que con el apoyo del Instituto Cubano de la Música, la empresa Ignacio Piñeiro y, principalmente, de los artistas cubanos ha logrado mantenerse contra viento y marea. Alrededor de esta nueva convocatoria gira la conversación de Granma con Piloto. ¿Cómo definirías las líneas conceptuales de la décima versión de la Fiesta del Tambor? "Por una parte como una reafirmación de las calidades de la percusión cubana tanto en el plano tradicional como de sus nuevos desarrollos; y por otra como una sucesión de espectáculos que aspiran a la más amplia participación popular. Los días 8 y 9 estaremos en el teatro Mella, el 10 y el 11 en el Astral; y las dos jornadas finales en el Salón Rosado Beny Moré, en La Tropical. Transitaremos de la conjunción de la música y la danza hasta el baile público. Habrá una sesión competitiva y, en el Hotel Occidental Miramar, se habilitará un espacio para el jazz". ¿Cómo se aviene la organización de la Fiesta al nuevo escenario económico que se avizora en el país? "La Fiesta del Tambor no tiene por qué ser una carga. Puede y debe autogestionarse. Y ese mecanismo tendrá que perfeccionarse en la medida en que se afiancen los patrocinios, tal como sucede con la mayoría de los festivales internacionales, y seamos capaces de atraer a la muchísima gente del mundo interesada en las raíces de nuestras músicas. Pero que quede claro que no es un evento para turistas; es, en primer lugar, una fiesta de los músicos cubanos para el público cubano, abierto desde luego, al mundo". ¿Algún hecho particular marcará esta nueva edición? "No solo se cumplen diez años de la Fiesta. También hace una década el disco La rumba soy yo, producido por Cary Diez y Joaquín Betancourt para el sello Bis Music, obtuvo un Grammy Latino, lo cual repercutió en que a nivel internacional se viera a la rumba como un fenómeno vivo, en continuo desarrollo. Coincide esta Fiesta con la declaración por la ONU del 2011 como Año de los Afrodescendientes. El patrimonio musical de origen africano en Cuba no es cosa del pasado". ¿Se habla de un anticipo de la Fiesta. ¿Podrías precisar detalles? "En la ruta de la autogestión, y con el pleno apoyo de ARTEX, el sábado 12 de febrero a las 9:00 p.m. ofreceremos un gran bailable en el Salón Rosado con la participación de Manolito Simonet y su Trabuco, el Charangón de Elito Revé, Havana D’ Primera, Maykel Blanco y su Salsa Mayor y Klímax". ¿Queda algo en el tintero? "No puedo dejar de mencionar el respaldo de dos excelentes percusionistas latinos, residentes en Norteamérica, que volverán a estar con nosotros: Aldo Mazza y Memo Acevedo. Como tampoco debe obviarse el origen de este proyecto: la memoria de Guillermo Barreto. Aparte del lazo familiar, todos saben que Guillermo fue un extraordinario baterista y un defensor visceral de la contribución de la percusión a nuestra identidad". Fuente: Granma

Este artículo es de hace 9 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.