Decrece la mortalidad infantil en Cuba

Si Cuba tuviera la mortalidad media de América Latina, en el 2010 habrían muerto 1.800 niños más.


Este artículo es de hace 10 años
La mortalidad infantil en Cuba descendió a 4,5 por cada 1.000 nacidos vivos durante el 2010, muy por debajo de la media continental donde, según el último informe de UNICEF, de cada millar de niños que nacen mueren 19 antes de cumplir su primer año. BBC Mundo penetró en el sistema de Salud Pública cubano para tratar de comprender cómo se logra algo así en un país de clima tropical favorecedor de enfermedades y que lleva además décadas enfrentando serias dificultades económicas. La principal explicación del fenómeno radica en la cobertura médica que se inicia apenas se detecta el embarazo y que termina mucho después del nacimiento del bebé. Este seguimiento permite prever gran parte de los problemas que puedan surgir. Todo el proceso descansa sobre la base de un sistema de salud que es gratuito y beneficia a todos los ciudadanos. Esa es la razón por la cual el 99% de las embarazadas –sin importar su ubicación social o geográfica- dan a luz en centros hospitalarios y son atendidas por médicos. Atención prenatal Todas las embarazadas cubanas son controladas periódicamente por su Médico de la Familia o en el policlínico del barrio. Si durante los 9 meses los galenos encontraran alguna anomalía, la mujer es atendida e incluso internada en centros especializados. El médico Alexei Capote, dirige uno de estos centros, el Hogar Materno Leonor Pérez, en la Habana Vieja, donde se atienden 110 embarazadas, la mitad de las cuales son asistidas de forma ambulatoria y el resto están internadas. Cada niño que muere es estudiado desde la preconcepción hasta el momento en que fallece. Hay una comisión en cada hospital, a nivel provincial e incluso nacional. Se analiza cada caso, en busca de errores en la atención y para recabar experiencia Dr. Eduardo Díaz, jefe del Comité de Fallecidos del hospital William Soler Estos hogares surgen en los años 60, en las cercanías de los hospitales. Eran residencias para que las mujeres campesinas pasaran los momentos finales de la gestación. Fue el primer paso hacia lograr que todos los partos ocurran bajo la supervisión médica. Capote nos explicó que hoy el perfil se ha ampliado y allí llegan todos los casos en los que se detecta algún tipo de dificultad como malformaciones, macro fetos, bajo peso de la madre o el bebé y todos los embarazos múltiples. Las beneficiadas Bárbara Herrera, de 27 años es vecina de la Habana Vieja y está internada en el Hogar Materno porque los médicos temen que se trate de un macro feto. "Es que ya yo hice un parto anterior y mi bebé pesó 13 libras (casi 6 kilos)", nos explica. Agrega que "aquí me siento muy segura, no hay ningún riesgo, sé que cualquier cosa que me pase tengo a los médicos y a las enfermeras para atenderme al momento". Además estas mujeres descansan de las tareas del hogar, tienen tranquilidad, limpieza y una alimentación adecuada. A pesar de ser camarera de una cafetería, Yalorde Maikel López, de 19 años, está internada porque los médicos percibieron que ella y el feto tenían problemas de peso. "Me lo detectaron casi desde el inicio de la barriga" nos explica sonriendo siempre. Asegura que está satisfecha en el Hogar, "estoy muy bien atendida y no siento ningún peligro". Agrega que llegó "vomitando y con desnutrición, después mejoré y pasé al grupo de bajo peso pero ya he engordado cantidad, entré con 35 kg y estoy en 45 kg". Caso por caso Cuando las futuras mamás son trasladadas al hospital traen consigo un historial que les permite a los médicos saber con qué problemas se pueden encontrar y preparar las condiciones para solucionarlos, incluyendo la atención neonatal. El doctor Eduardo Morales está a cargo del servicio de terapia intensiva neonatal del hospital William Soler, el principal pediátrico de Cuba. Nos explica que "esta especialidad es muy importante porque nunca un ser humano tiene tanto riesgo de fallecer como en esa etapa de la vida". La sala de terapia cuenta con incubadoras y otros equipos adquiridos hace 2 años en Japón. Los médicos desconocen los costos, afirman que su misión es salvar vidas y ponen como ejemplo al niño Jorge Batista para el cual se compra un medicamento que cuesta US$1000 cada bulbo. El médico Eduardo Díaz, jefe del Comité de Fallecidos del hospital, nos explica que a pesar de que reciben casos graves de todo el país, la mortalidad es del 8,3 %, fundamentalmente por deficiencias hepáticas y malformaciones congénitas. Agrega que "cada niño que muere es estudiado desde la preconcepción hasta el momento en que fallece. Hay una comisión en cada hospital, a nivel provincial e incluso nacional. Se analiza cada caso, en busca de errores en la atención y para recabar experiencia". Fuente: BBC Mundo

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba