Llegan a Cuba bomberos rusos para tratamiento médico

Este artículo es de hace 9 años
El alcalde de Denver Guillermo Vidal cuenta si historia en una entrevista con la AP en su despacho el 1 de febrero del 2011. Vidal llegó de Cuba a los diez años de edad, en la Operación Peter Pan, y fue derecho a un orfanato. Más tarde se reunió con sus padres y hermanos y se labró un futuro brillante en Estados Unidos. Hoy defiende los derechos de los inmigrantes, tanto los legales como los que no tienen papeles. De niño, Guillermo Vidal le dio la mano a Fidel Castro poco después que éste tomara el poder en Cuba en 1959. Según bromea Vidal, fue su primer episodio digno de "Forrest Gump", el protagonista de la película del mismo nombre que conoce a grandes personalidades durante toda su vida. La segunda vez que hizo de "Forrest Gump" - cuando conoció a Robert F. Kennedy en un aeropuerto de Chicago dos años después - Vidal se dirigía a un orfanato en Pueblo, Colorado. Fue uno de los miles de niños cubanos que llegaron a Estados Unidos en la operación aérea apodada Pedro Pan tras la revolución castrista. "La considero la experiencia más traumática de mi vida", afirmó Vidal, el primer alcalde de Denver nacido en el extranjero. "Dejamos a mis padres para venir a este país sin saber lo que nos esperaba, sin saber el idioma ni conocer la cultura". Vidal, de 59 años, rindió tributo a sus padres, Roberto y Marta Vidal, en su toma de posesión el 12 de enero cuando sustituyó a su jefe, el demócrata John Hickenlooper, ahora gobernador de Colorado. "Comparezco hoy ante ustedes como un inmigrante cubano cuya vida - aunque solo fuera por un breve momento - ha quedado directamente entrelazada con el destino de nuestra ciudad", declaró Vidal. "Al igual que otros inmigrantes, tanto legales como ilegales, vine a este país en busca de una vida mejor". Los residentes de Denver han dispensado una cálida acogida al alcalde interino, cuyo mandato concluye oficialmente el 18 de julio. No se postulará a la reelección. "Creo que es considerado una persona mayor llena de sabiduría. Es una de esas personas que, cuando habla, la gente escucha", comentó Bob Murphy, regidor de Lakewood, que conoce a Vidal desde que el nuevo alcalde presidió un consejo regional de gobiernos. "Creo que se trata casi de un caso de justicia poética", afirmó el concejal de Denver Paul López. "Su historia es una prueba de que si trabajas duro y nunca te rindes y te pones al servicio de otros, obtienes los frutos deseados". Vidal nació en Camagüey, en una familia de clase media que tenía cocinera, jardinero y varias niñeras. El día que conoció a Castro, los padres de Vidal le encaramaron, junto con dos hermanos, a un tanque en que iba el barbudo líder bajo una lluvia de confeti. Cuando el gobierno de Castro comenzó a confiscar bienes y propiedades, los padres de Vidal le dijeron que se iban de vacaciones, lo que terminó siendo "probablemente en el día más terrible de mi vida", contó el alcalde. Vidal tenía 10 años cuando junto a sus hermanos gemelos un año mayores que él llegaron al orfanato del Sagrado Corazón en 1961. Tres años después se reunieron nuevamente con sus padres, que también lograron venir a Estados Unidos. Fue un momento que Vidal considera el verdadero comienzo de la historia de inmigrantes de su familia. Todos tenían que ayudar en el trabajo. Por algún tiempo la familia regentó un complejo de apartamentos y Vidal y sus hermanos limpiaron el lugar, cortaron el césped y atendieron las reparaciones que pedían los inquilinos. Compraron su ropa en tiendas de segunda mano y en ocasiones escaseó la comida. Vidal describió la odisea de su familia en un libro aparecido en el 2007, "Boxing for Cuba: An Immigrant's Story of Despair, Endurance, & Redemption" (Boxeando por Cuba: Historia de desesperación, resistencia y redención de un inmigrante), que escribió para sus tres hijos de su primer matrimonio. En 1973, Vidal se graduó en la Universidad de Colorado, en Denver, en ingeniería civil. Trabajó en el Departamento de Transporte de Colorado durante 23 años, cinco de ellos como director ejecutivo. El empleo concluyó en 1999 cuando el gobernador republicano Bill llegó al poder y designó a otra persona al cargo ejecutivo. Temeroso de aceptar otro cargo político, Vidal rechazó en tres ocasiones la oferta de Hickenlooper de ser asistente de alcalde y gerente de obras públicas municipales. Vidal recuerda la participación de "un tipo delgaducho, introvertido y dado a la alta tecnología" en la película "The Man from Elysian Fields", dirigida por el primo de Hickenlooper, George Hickenlooper. Ese personaje era John Hickenlooper. Vidal y su esposa, Gabriela Cornejos, se miraron y dijeron, "!Debe tratarse de una señal de Dios!" y en el 2004 aceptó la propuesta del alcalde. Vidal defiende una mayor aceptación de los inmigrantes y se opone a las iniciativas que separarían a las familias y negarían el acceso a la enseñanza o la atención médica a los indocumentados. Consideró "preocupante" el programa federal Comunidades Seguras, que intenta identificar a los indocumentados mediante las huellas dactilares cuando son detenidos, y agregó que debería ser supervisado con esmero cuando sea adoptado en Colorado. "Creo que les debo a otros inmigrantes el defenderlos", dijo Vidal, que resalta el hecho de que su esposa es una inmigrante chilena, funcionaria civil en Colorado por 30 años. Vidal dijo que desea tomarse un descanso para estar con dos nietos en Corea del Sur, y quizá regresar a Cuba. Visitó la isla en el 2001 por primera vez desde su infancia, e indicó que "pasé la mayor parte de mi tiempo llorando, viendo lo difícil que habría sido la vida de haberme quedado". Fuente: Nuevo Herald

Este artículo es de hace 9 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985