Guillermo Fariñas es puesto en libertad tras 28 horas de detención

Esta noticia es de hace 9 años
Este 4 de marzo el contratista estadounidense que desde hace un año permanece en una cárcel cubana se podría enfrentar a 20 años de prisión por el supuesto delito de "actos contra la independencia y territorialidad" de la isla, por distribuir artículos tecnológicos a la comunidad judía de ese país. Al respecto EEUU ha asegurado que su ciudadano es inocente porque no ha cometido ningún delito y pide al Gobierno de La Habana que lleve a cabo un "juicio justo". El Gobierno de EE.UU. espera que el contratista estadounidense Alan Gross, detenido desde diciembre de 2009 en Cuba, tenga un juicio "justo", aunque dijo desconocer todavía si La Habana garantizará un proceso transparente. El portavoz del Departamento de Estado, Philip Crowley, afirmó en un mensaje de Twitter que Washington espera que Gross, acusado en Cuba por "actos contra la independencia o integridad territorial" de la isla" y para quien la Fiscalía pedirá 20 años de cárcel, tenga un "juicio justo y que se le permita regresar a su casa". "Lo que hizo no es un delito", agregó por el mismo medio, en el que había adelantado que La Habana había fijado una fecha para el juicio, pero sin revelar más detalles. Poco después se supo a través de la web oficial Cubadebate que el Gobierno cubano ha fijado para el próximo 4 de marzo la fecha del juicio al contratista estadounidense, que fue detenido en La Habana el 3 de diciembre de 2009 por distribuir tecnología a una comunidad judía y ha pasado más de un año detenido sin cargos hasta que a principios de febrero se anunció que finalmente será juzgado. En una rueda de prensa posterior, Crowley señaló que EE.UU. "no sabe cuán transparente será el proceso legal" contra Gross. "Bajo circunstancias normales tendríamos a un funcionario observando el proceso legal en la sala del juzgado", explicó. "No sabemos si el Gobierno cubano lo permitirá" el que un funcionario consular pueda presenciar el juicio. EE.UU., recalcó el portavoz, ha prestado al contratista estadounidense, durante esa "terrible experiencia" apoyo consular, el mismo que ofrece a todos sus ciudadanos en situaciones similares, lo que incluye asegurar que tenga acceso a asesoramiento legal y que se le concedan todos los derechos bajo la ley del país en cuestión. Crowley no quiso adelantarse a los hechos ni pronunciarse sobre una posible sentencia ni aventurarse sobre cuál podría ser la respuesta de EE.UU. si Gross fuera condenado a 20 años de cárcel. "Me están pidiendo que mire al futuro y piense en algo que aún no ha ocurrido. Entendemos que habrá un juicio. Queremos verle en casa. No pensamos que sus actividades en la isla constituyen un delito y queremos cerrar cuanto antes este caso", reiteró. Gross trabajaba para la empresa Development Alternatives (DAI), una subcontratista de la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (Usaid), que se dedica a labores de desarrollo en otros países. En reiteradas ocasiones, de forma directa o indirecta, Washington ha demandado la liberación de Gross, cuyo caso se ha convertido en un nuevo "escollo" entre Cuba y Estados Unidos, enfrentados desde hace más de cincuenta años. En febrero, cuando se conoció que La Habana iba a pedir 20 años de cárcel para Gross, el Gobierno de EE.UU. lo condenó inmediatamente, y se quejó de nuevo de que el contratista había estado detenido sin cargos durante más de un año "en contra de todas las obligaciones en materia de derechos humanos y compromisos en materia de justicia y debido proceso". Fuente: El imparcial.es

Esta noticia es de hace 9 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985