Más de 400 pasajeros de Air France bloqueados dos días en La Habana

Este artículo es de hace 9 años
Último día de la XII Serie Nacional de Béisbol, abril de 1973. Un bateador del equipo Habana —alto y fibroso— hace swing, la pelota se eleva y va a caer más allá de los límites del graderío por el jardín izquierdo. Es su jonrón número 22, en aquel entonces, récord absoluto para el béisbol cubano de todos los tiempos. Armando Capiró, el toletero de Santiago de las Vegas, había dejado atrás la marca impuesta por otro jugador de los elencos capitalinos, el zurdo inicialista Agustín Marquetti, quien había disparado 19 en la octava Serie, 1969. Y, aunque usted no lo crea, ningún otro pelotero de la metrópoli había igualado esa cifra en Series Nacionales, pues los 24 de Antonio Sarduy tuvieron como escenario un torneo selectivo. Transcurrieron 37 años y algunos meses para que Alexander Malleta, con un enorme batazo por el jardín central del estadio avileño José Ramón Cepero el pasado martes, le diera alcance a los 22 cuadrangulares de Capiró. Tuve la suerte de entrevistar 37 años atrás a quien fuera un ídolo de la afición. Capiró es, y sigue siendo, un hombre modesto, de pocas palabras. Recuerdo que le dedicó la marca al XX Aniversario del Asalto al Cuartel Moncada y quien, como muchos otros rompecercas, afirmó: "los jonrones salen, no se dan. Yo juego para mi equipo (el Habana) y salgo todos los días a dar lo mejor de mí. Eso es lo más importante". Ese año fue uno de los mejores en su brillante carrera, elegido el Jugador Más Valioso no solo por su marca de cuadrangulares, sino por haber sido líder en jits (95), impulsadas (74), tercero de los bateadores con 335 y solo 21 ponches en 285 veces al bate, únicamente superado en average por dos "jileros" como el camagüeyano Eusebio Cruz y el matancero Wilfredo Sánchez. Ahora, Malleta tiene en su bate la posibilidad de romper el récord y ganar la distinción de ser el capitalino con mayor cantidad de jonrones en una serie. Quiso la casualidad que días atrás lo entrevistara a raíz de sus tres cuadrangulares en un juego ante Guantánamo. Y sus palabras me recordaron mucho a las de Capiró hace más de tres décadas: "los jonrones no se dan, salen. El equipo es siempre lo primero". Capiró fue el primero en llegar a los 100 bambinazos en Series Nacionales. Malleta, en otros tiempos, con una bola mucho más viva, ya acumula 150. El líder entre los peloteros de la capital es Pedro Medina, con 221. ¿Será esa la próxima meta del inicialista azul? Fuente: Granma

Este artículo es de hace 9 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.