La fiscalía acusó a Alan Gross de participar en proyecto subversivo contra Cuba

Este artículo es de hace 9 años
La Fiscalía de Cuba ha acusado al contratista estadounidense Alan Gross, para el que pide 20 años de prisión, de introducir y desarrollar en la isla un "proyecto subversivo para intentar derrocar la revolución" empleando redes clandestinas de telecomunicaciones. El Gobierno cubano divulgó hoy una nota oficial en la que confirmó que el juicio a Gross ha quedado visto para sentencia "y se espera que su fallo sea pronunciado en los próximos días", según el informe leído en el noticiario de la televisión estatal. Sobre el desarrollo de la vista, el comunicado oficial indica que la Fiscalía aportó "pruebas sobre la participación directa del acusado en la introducción y desarrollo en el país de un proyecto subversivo para intentar derrocar la Revolución". Ese proyecto, según expuso el Ministerio Fiscal durante el juicio, "tenía como blancos esenciales el sector juvenil, centros universitarios culturales, religiosos, grupos femeninos y raciales". "En la materialización de sus propósitos anti-cubanos pretendía emplear sofisticadas tecnologías para crear redes clandestinas de info-telecomunicaciones fuera del control de las autoridades cubanas para alimentar provocaciones contrarrevolucionarias", añade el informe oficial. Sobre el testimonio de Gross durante el juicio, la nota oficial cubana dice que el contratista "reconoció que fue utilizado y engañado por la DAI" (Development Alternatives), la empresa contratista de la USAID (Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional), para la que trabajaba cuando fue detenido, en diciembre de 2009. Según las autoridades de la isla, la USAID "se encarga de programas de desestabilización política contra gobiernos que no son del agrado de la Casa Blanca en América Latina y muchas otras partes del mundo". La versión dada por Cuba sobre el testimonio de Gross refiere que éste acusó a la DAI de "haberle puesto en peligro" y de "conducirle a su situación actual", así como de "arruinar la vida y la economía de su familia". Durante el juicio a Alan Gross, que se inició el pasado viernes y concluyó hoy, declararon diez testigos, nueve peritos, se presentaron 26 informes periciales, el expediente del instructor y las pruebas materiales y documentales de la Fiscalía. Alan Gross, de 61 años, fue detenido el 3 de diciembre de 2009 pero el Gobierno de Cuba no presentó formalmente los cargos en su contra hasta quince meses después. En numerosas ocasiones, el Gobierno de Estados Unidos ha reclamado la liberación sin condiciones de Gross, ha asegurado que lo que hizo no es delito y ha denunciado que su detención fue injusta. El "caso Gross" se ha convertido en un nuevo punto de fricción en el histórico enfrentamiento entre Cuba y Estados Unidos y ha frenado, según Washington, las posibilidades de avance en la relación bilateral. Al juicio celebrado en La Habana han asistido la esposa del acusado, Judy Gross, abogados de la familia y representantes consulares de la Sección de Intereses de Estados Unidos (SINA). Fuente: Yahoo Noticias

Este artículo es de hace 9 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.