La Fiscalía Federal sufre un revés en el juicio contra Luis Posada Carriles

Este artículo es de hace 9 años
La jueza que preside el juicio contra el anticastrista Luis Posada Carriles desestimó hoy como prueba un documento que la Fiscalía Federal presentaría para intentar vincular al exiliado con la organización de atentados con bombas en Cuba, en 1997. Tras cuatro de horas de escuchar a las partes, la magistrada Kathleen Cardone falló a favor de Posada Carriles al no admitir un fax bajo el argumento de que no cumple con las reglas federales fijadas para las pruebas por no estar debidamente autentificado. Se trataba de un fax firmado por "Solo", un alias con el que el gobierno de Estados Unidos identifica a Posada Carriles en la acusación formal presentada en contra del cubano-venezolano. El fax del 25 de agosto de 1997 estaba dirigido a dos representantes legales en Guatemala de la empresa WRB y que su vicepresidente era el empresario cubanoamericano Tony Álvarez, quien testificó hoy en el juicio de Posada Carriles sin presencia del jurado. En el documento se mencionaba una transferencia de dinero por 3.200 dólares por parte de cuatro hombres en Nueva Jersey a los trabajadores de Álvarez, José Álvarez y José Burgos "para pagar los gastos del hotel". También contenía referencias a conversaciones previas en las que "Solo" hablaba de la necesidad de publicitar algunas de sus acciones y lamentaba que los medios estadounidenses no publicaran nada que no hubiera sido previamente confirmado. La Fiscalía Federal logró que Tony Álvarez subiera hoy al estrado, testigo que presuntamente observó a Posada Carriles visitar con frecuencia su oficina y vio material para fabricar bombas en 1997, año en que ocurrieron los ataques con explosivos en Cuba. Después de varias mociones presentadas por la defensa para excluir su testimonio, Álvarez comenzó a declarar en el juicio contra Posada Carriles por presunto fraude, perjurio y obstrucción en sus solicitudes de asilo político y ciudadanía. El empresario inició su declaración afirmando que mantuvo una relación amorosa con la hermana del exmandatario Fidel Castro, Lidia Castro, en la década de los años cincuenta que él finalizó cuando fue obligado por su padre a casarse con una joven que estaba embarazada. Indicó que conocía a Castro desde su niñez, ambos de familias adineradas, y que su abuelo era amigo del padre de Fidel, quienes se conocían a través del negocio de azúcar. Interrogado por la Fiscalía, que busca su testimonio en relación a las actividades de Posada Carriles en Guatemala en 1997, señaló que abrió una oficina en ese país de WRP con filiales en Granada, Tampa (Florida) y Venezuela. Aseguró que conoció al cubano-venezolano en 1997 en un hotel de Guatemala, y que posteriormente lo veía cuando visitaba a José Álvarez en la empresa. El empresario detalló que al llegar de uno de sus viajes de trabajo, su secretaria Cecilia Canel Pelen le dio el fax cuyo contenido, dijo, le preocupó por lo que se lo mostró a un familiar de un miembro del Gobierno de Guatemala. Después Tony Álvarez le entregó una copia del fax a un agente del FBI. Indicó que le preocuparon otras situaciones que observó como reuniones a puerta cerrada entre Posada Carriles, Álvarez, Burgos y otras personas, y la presencia de material para construir bombas entre ellos un tubo que él vio con la leyenda: "Mexico Military Industry" C4, explosivos peligrosos. Su secretaria le dijo "que le habían pedido llevar una caja a Cuba", pero que ella se había rehusado. Por otra parte, Cardone permitió a la periodista Ann Louis Bardach que testifique el 16 de marzo, luego de que ésta informara que no podía ir el jueves por cuestiones de salud. Bardach es una de las testigos claves de los fiscales federales, toda vez que se presentará como prueba la entrevista efectuada en 1998 a Posada Carriles en la que el exiliado cubano presuntamente reconoce su participación en atentados a destinos turísticos de Cuba, un año antes. La jueza otorgó un descanso al jurado al decidir que no habrá juicio el lunes y martes próximos. Posada Carriles es juzgado por 11 cargos y en tres de las acusaciones se sostiene que habría mentido en su audiencia de asilo político al asegurar que no solicitó a otra persona que trasladara y colocara artefactos explosivos en los hoteles. Está acusado también de mentir en su proceso de naturalización al declarar que ingresó al país como indocumentado en marzo de 2005 por la frontera sur de Texas, mientras que la Fiscalía Federal asegura lo hizo vía marítima desde Isla Mujeres, México, a Miami. Fuente: EFE  

Este artículo es de hace 9 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba


Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985