Devaluación de la moneda cubana es postiva, pero insuficiente

Este artículo es de hace 9 años
La sorpresiva devaluación de un 8% que igualó el peso convertible cubano al dólar, aplicada por el Gobierno de Raúl Castro, es "positiva" pero insuficiente, pues aún su valor no se corresponde al estado real de la economía, opinan analistas. "Es un paso en la dirección correcta pero insuficiente. La acción debe hacer a la economía cubana más competitiva en el margen, pues es un incentivo para las exportaciones, el turismo y la inversión extranjera", dijo a la AFP por correo electrónico el académico Arturo López-Levy, de la Universidad de Denver. El Banco Central de Cuba (BCC) puso en vigencia el lunes una devaluación del 8% del peso convertible (CUC, de convertibilidad interna) respecto de las monedas extranjeras, regresando a la paridad uno a uno frente al dólar estadounidense, que mantuvo de 1994 -cuando comenzó a operar- a 2005. "Esta decisión significa un paso discreto dirigido a propiciar una mejoría en el balance de divisas del país", alegó el BCC, cuya decisión tomó por sorpresa hasta a sucursales bancarias y casas de cambio, algunas de las cuales tuvieron que paralizar momentáneamente sus operaciones. La mayor confusión se debió al gravamen del 10% que se mantiene vigente desde 2004 para el cambio de dólares en efectivo, que reciben muchos cubanos de sus familiares de Estados Unidos por vías informales. La medida debe disminuir ese tráfico de dólares que entra en Cuba a través de llamadas "mulas", pues por la vía legal, por medio de la Western Union, está exenta del recargo del 10% por ser un dólar interbancario. El BCC explicó que los efectos de dos huracanes en 2008 -con pérdidas por 10.000 millones de dólares- y de la crisis internacional deterioró más la economía. "La tasa adoptada (del CUC) es todavía muy alta, pues no es un buen reflejo de los problemas de competitividad que tiene la economía cubana", sostiene López-Levy. Pavel Vidal, experto en política monetaria de la Universidad de La Habana, estimó la medida "positiva". "La vengo proponiendo desde hace dos años, espero que sea el comienzo de una política de corrección de los tipos de cambio", afirmó. Para el economista opositor Oscar Espinosa Chepe "es una medida realista, positiva", pues "lo que no debió haberse hecho" fue reevaluar el peso convertible. "Pero hay que quitar el impuesto (10% al dólar efectivo) a la población porque es injusto, incluso pudiera dar esto ahora motivo a especulaciones, a acciones ilegales", agregó Espinosa Chepe. El BCC especificó que la devaluación no modifica ni la paridad del peso corriente (CUP), en el que reciben los cubanos sus salarios y pagan sus servicios de alquiler, electricidad, agua, gas y otros, de 25 CUP por 1 CUC. Además, tampoco cambió la paridad de 1 CUP por 1 CUC que existe desde hace años para parte de la contabilidad estatal. Una política oficial de corrección de los tipos de cambios vigentes aún debe llevar también a "una devaluación de la tasa oficial del peso cubano en la empresa estatal y probablemente, otras devaluaciones del CUC con respecto al dólar", opina Vidal. La devaluación aplicada "es un acercamiento a la realidad. Eso va a necesitar otros estudios de fijar una tasa más real pero, bueno, es un primer paso", señala Chepe. "La lógica gradualista del Gobierno es esencialmente correcta pero la economía cubana necesita una depreciación más dramática. Dicho esto, la acción es el signo más claro hasta el momento de la voluntad del presidente Raúl Castro de poner el crecimiento económico y el ajuste estructural en la cima de sus prioridades", indicó López Levy. Fuente: AFP

Este artículo es de hace 9 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba


Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985