Carter llega a Cuba para bajar tensión con EEUU y conocer cambios económicos

Este artículo es de hace 9 años
El ex presidente de Estados Unidos, Jimmy Carter, llegará este lunes a Cuba para conocer las reformas económicas y explorar con Raúl Castro vías de acercamiento entre los dos países, enfrentados en un diferendo de 50 años que atizó el caso del contratista Alan Gross. El ex presidente de EEUU Jimmy Carter iniciará hoy una visita privada a Cuba nueve años después de su primer viaje a la isla. El ex mandatario demócrata (1977-1981) y Premio Nobel de la Paz, de 86 años, llegará la mañana del lunes a La Habana, en un viaje privado de tres días, invitado por el gobierno del presidente Raúl Castro, con quien se reunirá el martes, según su agenda en la isla divulgada por la Cancillería cubana. El viaje de Carter, quien cumplió en mayo de 2002 una histórica visita a Cuba, no ha sido anunciado por la prensa cubana, toda bajo control estatal. De acuerdo con el programa oficial, el ex mandatario se encontrará con el cardenal cubano Jaime Ortega, arzobispo de La Habana y mediador en un proceso de liberación de 52 opositores que concluyó el pasado miércoles, fruto de un inédito diálogo con el presidente Raúl Castro. El Centro Carter anunció el viernes que el ex presidente buscará discutir mecanismos para acercar a Cuba y Estados Unidos, sin mencionar el caso de Gross, de 61 años, arrestado en la isla en diciembre de 2009 y condenado hace dos semanas a 15 años de cárcel por cargos contra la seguridad del Estado. El contratista norteamericano fue hallado culpable de trabajar en un proyecto de redes informáticas clandestinas que, según La Habana, formó parte de un plan de “ciberguerra” organizado por Washington contra el gobierno comunista de la isla. Estados Unidos espera que Carter interceda por Gross. “Tenemos esperanza que él va a hablar con el gobierno cubano para pedir una liberación humanitaria”, dijo el viernes Molly Koscina, funcionaria de la Sección de Intereses de Washington en La Habana (SINA). La Casa Blanca reconoce a Gross como empleado de una empresa subcontratada por la Agencia Internacional para el Desarrollo (USAID), pero afirma que ayudaba a judíos en Cuba a comunicarse con el exterior dándoles celulares y computadoras, aunque representantes de esa comunidad lo niegan. La agenda de Carter incluye además una visita a la sede del Patronato de la Comunidad Hebrea de Cuba, en un céntrico barrio de La Habana. El caso Gross frenó el pálido acercamiento que había iniciado Cuba y Estados Unidos, sin relaciones diplomáticas desde 1961, con la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca a inicios de 2009. Carter está interesado, según el Centro que fundó en 1982, en conocer las reformas que impulsa el gobierno para hacer eficiente el modelo económico cubano, entre ellas el recorte de 500,000 empleos estatales, la apertura a la iniciativa privada para absorber a la mayoría de los despedidos y autonomía en la gestión empresarial. Carter sostuvo en 2002 varios encuentros privados con Fidel Castro, de 84 años y retirado del poder desde julio de 2006, por lo que no se descarta que el líder comunista lo reciba esta vez. También se entrevistó con una veintena de opositores cubanos, a los que el gobierno considera “mercenarios” de Estados Unidos, pero hasta la fecha ningún líder de la disidencia interna ha sido notificado de una posible reunión. “¡Bienvenido Carter! Es un gran amigo de Cuba y un hombre de transparencia total en la lucha por los derechos humanos”

Este artículo es de hace 9 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985