El Gobierno español reparte en doce ciudades a los 37 presos cubanos y sus familias

Este artículo es de hace 9 años
El Gobierno distribuyó ayer por una docena de ciudades a los 37 expresos cubanos que llegaron a primera hora de la mañana a Madrid junto con 208 familiares, a bordo de un avión fletado por las autoridades españolas. Con la llegada de estas 245 personas, entre las que hay muchos niños a diferencia de ocasiones anteriores, se completa la acogida en nuestro país de excarcelados por el régimen cubano, tras el acuerdo alcanzado en julio del pasado año con la Iglesia Católica en Cuba y el Ejecutivo español. En total, en los últimos nueve meses, Raúl Castro ha liberado a 127 presos, de los que sólo 12, pertenecientes al Grupo de los 75, detenidos durante la Primavera Negra de 2003, se han negado a abandonar Cuba y permanecen en la isla. Los 112 restantes han viajado a España, junto con un total de 647 familiares. Alguno se ha trasladado ya a otro país, pero la mayoría siguen aquí, viviendo en distintas ciudades. El mismo futuro que les espera a los recién llegados. Por ese motivo, de los que aterrizaron ayer, sólo Orlando Fundora y su esposa han permanecido en Madrid, en el hostal «Welcome», donde se encuentran algunos de quienes les precedieron. Fundora, también del Grupo de los 75, estaba en libertad desde hace varios años, debido a su delicado estado de salud, que es lo que ha aconsejado que se quede en Madrid. Su traslado fue hecho en ambulancia. El resto, junto con sus familias, fueron conducidos directamente, y sin publicidad, desde el aeropuerto de Barajas, a Sevilla, Puente Genil, Torrelavega, Valencia, Alzira, Cullera, Málaga, Baracaldo, Sigüenza, Barcelona y Valladolid, en pequeños grupos a bordo de furgonetas y minibuses. Todos han encajado en el programa de acogida de refugiados que gestionan Cruz Roja, la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (Cear) y la Asociación Comisión Católica Española de Migraciones (Accem). Alfredo Abad, secretario general de Cear, explicó a ABC que encontró a los activistas «bastante fuertes», pese al largo viaje y a que algunos llegaron directamente de cárceles castritas al aeropuerto de La Habana. «La articulación de este grupo, mucho más numeroso, también es más débil, son personas más jóvenes, con niños. Ahora el objetivo es su integración y autonomía». Cear se ha ocupado de 80 cubanos, que ayer trasladó a sus centros de acogida y pisos en Cullera y Málaga. La Dirección General de Comunicación Exterior subraya que con esta operación se pone fin al proceso de liberación pactado, que ha incluido a 52 presos del Grupo de los 75 y a otros recogidos en las listas de Amnistía Internacional, de las Damas de Blanco, y de otras organizaciones de derechos humanos. Exteriores, sin embargo, no permitió el acceso a los exiliados, como hizo con los primeros que llegaron a España hace meses, y tampoco facilitó la lista de los presos liberados, muchos salidos horas antes de prisión, que se reunieron con sus familias en el aeropuerto. Todos recibirán ayudas económicas de manutención, alojamiento, asesoramiento legal, asistencia psicológica, sanitaria y escolarización, entre otros apoyos. «La acogida suele durar un año, pero si la integración se produce antes mejor», señalan desde las ONG. Fuente: ABC.es

Este artículo es de hace 9 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.