El cónclave comunista en Cuba definirá la reforma económica

Este artículo es de hace 9 años
Cuba iniciará el sábado el crucial congreso del gobernante Partido Comunista (PCC) que definirá la reforma económica que busca la continuidad del sistema socialista y relevaría a Fidel Castro como su máximo jefe. El VI Congreso del PCC, el primero en 14 años, marcará un cambio de rumbo de la isla comunista, convocado por el presidente Raúl Castro para "actualizar" un ineficiente modelo soviético centralizado aplicado por medio siglo, sin abrazar el capitalismo. Raúl Castro, quien sustituyó a su hermano Fidel en julio de 2006, afronta el titánico reto de poner a producir un país lacerado no solo por el embargo de Washington, sino por la corrupción, improvisación, derroche y prohibiciones, sin perder conquistas sociales que, aunque deterioradas, lo destacan en América Latina. "Tenemos el deber elemental de corregir los errores que hemos cometido en estas cinco décadas de construcción del socialismo en Cuba. O rectificamos o nos hundimos", advirtió el general, de 79 años. Su plan, la mayor reestructuración en un Estado que controló desde los años 60 la casi totalidad de la economía, incluye la apertura de negocios privados en 178 oficios, recorte de 1,3 millones de empleos (20% de la fuerza laboral), descentralización agrícola, autogestión empresarial, impuestos y eliminación de subsidios. Cafeterías, barberías y hasta ventas de CD piratas brotaron en las calles. Unos 300.000 cubanos tienen negocios por "cuenta propia", 171.000 abiertos desde que se autorizaron los permisos, en octubre. Se estima que el 50% de los 5 millones de trabajadores serán privados en 2015. Pero el despegue de la pequeña empresa no ha sido fácil. Tampoco del campo. De septiembre de 2008 a ahora se han dado en usufructo 1,18 millones hectáreas, pero el país aún tiene ociosa el 40% de la tierra agrícola y gasta 1.500 millones de dólares al año en comprar alimentos. "Lo bueno de la reforma es que ya uno no se esconde y puede hasta contratar ayudantes. Lo malo, no hay mercado mayorista de insumos. Pero ojalá no echen p'atrás", dice a AFP Rudy Placencia, de 34 años, con una carpintería y una huerta en su pueblo en Matanzas (oeste). Algunas medidas están en marcha, otras serán modificadas o detalladas para su ejecución. El economista opositor Óscar Espinosa las considera "pocas, limitadas y tardías" y el analista económico Ariel Terrero urgentes, sin que sean la "varita mágica". Más de 7 de los 11,2 millones de cubanos debatieron el plan tres meses en reuniones que se calentaron cuando tocaron los bajos salarios -17 dólares el medio-, el costo de la vida, los despidos y la eliminación de subsidios como la "libreta" de alimentos. Las medidas provocaron resistencias en dirigentes que vieron en ellas un coqueteo con el capitalismo. Raúl llamó a la unidad y al consenso, y extendió su plazo de aplicación a "no menos de un quinquenio". Aunque el eje es la economía, el Congreso debe elegir al Comité Central, de unos 100 miembros, que definen al selecto Buró Político (19) y al Secretariado (10), órganos del PCC encabezados por Fidel y Raúl Castro desde que se fundó, en 1965. Pese a que sigue siendo llamado primer secretario del PCC y su hermano el segundo, Fidel, de 84 años, reveló hace poco que renunció al cargo cuando estuvo a punto de morir en 2006 y se retiró, tras 48 años en el poder. Según analistas, Fidel está dejando las manos libres a Raúl para que lleve adelante los cambios, como cuando sorprendió diciendo: "el modelo cubano no funciona ni siquiera para nosotros". Sea o no relevado, nadie duda de que mantendrá su influencia de máximo líder en el alcance de la reforma. "El tipo de liderazgo de Fidel es irreproducible, pues es resultado de un momento carismático que ya se agotó. Cuba requiere un nuevo Comité Central capaz de ajustar las reformas sobre la marcha y modernizar el régimen aún sin cuestionar el carácter unipartidista", dijo a AFP el analista cubano Arturo López-Levy. El cónclave, el último que "por ley de la vida" protagonizará la generación histórica, admitió Raúl Castro, prevé cambios en la estructura del poder bajo la concepción del presidente de que el PCC dirija y "no interfiera" en el gobierno. Desde que asumió el mando, Raúl lleva a cabo una reestructuración paulatina en el gobierno, incluyendo militares, descabezando funcionarios, ascendiendo a los eficientes, y armando una estructura de supervisores en áreas claves. Retrasado nueve años sin mayor explicación oficial, el VI Congreso del PCC se realiza simbólicamente del 16 al 19 de abril, en los 50 años de la derrotada invasión de Bahía de Cochinos, financiada por la CIA, y la proclamación socialista de la revolución. Fuente: Radio Nederlands

Este artículo es de hace 9 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.