Fidel Castro acompaña como soldado de las ideas cambios en Cuba

Este artículo es de hace 9 años
Fidel Castro dice ser ya sólo un "soldado de las ideas", aunque no deja de acompañar los cambios en Cuba impulsados por su hermano y sucesor Raúl con el fin de "actualizar" y "preservar" el socialismo. El líder de la revolución cubana abandonó hoy el último cargo que todavía ejercía nominalmente, la jefatura del Partido Comunista (PCC), después de que ya en julio de 2006 renunciara a la presidencia de la isla por motivos de salud. Pero a sus 84 años sigue siendo un importante asesor de Raúl, cinco años menor que él y quien aglutina las máximas responsabilidades en el gobierno, las Fuerzas Armadas y ahora también el Partido. En una de sus "Reflexiones" publicada en la noche del lunes, en la que confirmó definitivamente su renuncia a integrar el nuevo Comité Central del PCC, Fidel Castro afirmó que su hermano le pidió consejo sobre la lista de candidatos y sobre su discurso de apertura del congreso comunista, centrado en las reformas económicas y en el que propuso además limitar los cargos políticos a diez años. Según Fidel, Raúl nunca dejó de presentarle "las ideas que proyectaba" desde que llegó al poder. Mientras, el presidente cubano estima que el "aporte moral y liderazgo indiscutible" de Fidel "no depende de cargo alguno" y que ocupará "siempre un lugar cimero en la historia, en el presente y en el futuro de la nación cubana". "Mientras tenga fuerzas para hacerlo, y afortunadamente se encuentra en la plenitud de su pensamiento político, desde su modesta condición de militante del Partido y soldado de las ideas, continuará aportando a la lucha revolucionaria y a los propósitos más nobles de la humanidad", afirmó. Después de cuatro años de convalecencia, Fidel Castro regresó en julio del año pasado a la vida pública visiblemente recuperado y mantuvo una maratón de intervenciones públicas alertando en contra de una hecatombe nuclear y el cambio climático. Pero sus apariciones en sociedad vuelven a distanciarse en el tiempo. Hoy apareció por sorpresa en la clausura del sexto congreso del PCC, aproximándose con dificultad con ayuda de un guardaespaldas hasta llegar a su asiento. Vestido con chaqueta deportiva, siguió el acto junto a Raúl, sin tomar la palabra. El sábado lamentó no haber podido participar en el multitudinario desfile en La Habana previo al evento partidista y dijo que podría haber estado "tal vez una hora bajo el sol y el calor reinante, pero no tres horas". El congreso fue el primero en 14 años y, según Raúl Castro, estaba llamado a ser "por ley de vida" el último para la "generación histórica" de la revolución. Y sin embargo, Castro reconoció que se carece de una "reserva de sustitutos debidamente preparados" para los más altos cargos del gobierno y el Partido, y afirmó que la búsqueda de candidatos hasta después del congreso. Desde la destitución en marzo de 2009 del entonces vicepresidente Carlos Lage y el canciller Felipe Pérez Roque, a quienes Fidel Castro acusó posteriormente de haber mantenido un "papel indigno", nadie más ha vuelto a acaparar reflectores internacionalmente como probables piezas clave en una sucesión generacional. El nuevo Buró Político, máxima instancia ideológica del Partido y el país, se ha reducido de 24 a 15 miembros y apenas han ingresado en él tres nuevos dirigentes. Su edad media es de 67 años, y casi la mitad de sus miembros, siete, son altos oficiales militares, "una adecuada proporción", en palabras de Raúl Castro. El "número dos" tanto en el gobierno como ahora en el Partido es José Ramón Machado, un veterano combatiente de la Sierra Maestra, de 80 años y durante décadas encargado de Organización del PCC. De entre los más jóvenes, cada vez adquiere mayor protagonismo el vicepresidente Marino Murillo, de 50 años y quien fue elegido ahora miembro del Buró Político. Murillo es una figura clave en el plan de reformas aprobado en el congreso y que contempla entre otros puntos la reducción de plantillas en el sector estatal y el fomento de la iniciativa privada. Castro estimó además que se dio "un primer paso" hacia la renovación de la cúpula directiva del país con el nuevo pleno del Comité Central, de 115 miembros y entre cuyas funciones está elegir al Buró Político. Casi la mitad de sus miembros han cambiado por otros más jóvenes y ahora 48 son mujeres, cuya proporción ha pasado del 13,3 al 41,7 por ciento del total, mientras que los negros y mestizos ascendieron a 36, un 31,3 por ciento del total. Según Castro, la renovación de los más altos cargos se producirá en el próximo quinquenio, "más temprano que tarde". Una cita importante al respecto será la Conferencia Nacional del PCC en enero, convocada para analizar el trabajo del Partido. Fuente: El Pais.cr

Este artículo es de hace 9 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.